La constructora Odebrecht vivió hoy una de sus jornadas más negras desde que estalló el “Caso Petrobras”. La empresa brasileña se enfrenta a multas milmillonarias en Estados Unidos, Brasil y Suiza después de confesar varios delitos relacionados con el escándalo de corrupción que sacude al país desde hace varios años.

Odebrecht, que lleva varios meses en los tribunales en varios países, se declaró culpable este miércoles de violar la ley estadounidense contra las prácticas corruptas en el extranjero ante un tribunal de Nueva York. La investigación estudiaba sus responsabilidades por el soborno de numerosos funcionarios públicos en Brasil, práctica penada en EEUU y que se aplicaba a la brasileña a través de su filial en el país norteamericano.

Junto a ella también confesó la constructora Braskem, también brasileña e igualmente implicada en el masivo escándalo de corrupción.

Poco después, una corte en Suiza anunció que también una multa de 200 millones de francos (unos 195 millones de dólares) para Odebrecht por los mismos hechos, en este caso a través de su filial en el país europeo, CNO. Según la fiscalía, la condena “forma parte de las conclusiones del proceso judicial iniciado por Suiza y coordinado con Brasil y Estados Unidos”, explicó en un comunicado.

Según las estimaciones del The Wall Street Journal, la constructora asumirá un pago cercano a 2.600 millones de dólares entre las dos sentencias conocidas hoy y la que le espera en su país orginiario, que continúa con el proceso judicial. Esta cifra le convertiría en la empresa con las mayores multas por sobornos en la historia, superando a los 1.600 millones de dólares que pagó la alemana Siemens en 2008.

Foto: Reuters

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí