Esta madrugada murió el dictador uruguayo Gregorio Álvarez debido a una falla cardíaca, confirmaron fuentes del Hospital Militar y del Ministerio del Interior. Tenía 91 años y llevaba diez preso por cometer violaciones a los derechos humanos. Álvarez ejerció ilegítimamente la presidencia de la República entre 1981 y 1984 y tuvo un peso fundamental en el golpe militar de 1973 y en la dictadura que se cernió sobre el país durante 12 años.

En octubre de este año, la Fiscalía de Roma pidió que Álvarez y otros 29 exjefes de Estado y miembros de las juntas militares y los servicios de seguridad de Bolivia, Chile, Perú y Uruguay entre 1970 y 1980 fueran condenados a prisión, por la muerte de 23 ciudadanos de origen italiano dentro del llamado Plan Cóndor, una estrategia de coordinación de acciones y mutuo apoyo entre las dictaduras latinoamericanas de las décadas para perseguir, detener, interrogar, torturar, asesinar y desaparecer a personas consideradas subversivas por los regímenes.

Foto: LR21

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí