Los productores de Canelones perdieron toda su cosecha por la presencia de agua contaminada.

El intendente de Canelones, Yamandú Orsi, aseguró a La República que el agua que los productores tomaban para el riego “estaba contaminada por un agroquímico de alta potencia”.

Todo apunta a un predio de la zona, de unas 200 hectáreas, donde un argentino tiene plantado maíz y el año pasado cosechó soja, dos productos que fueron modificados genéticamente para resistir al herbicida.

Espectador.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí