Este lunes 6 a partir de las 20 horas, se llevará a cabo en el salón Miguel Gimeno de Britópolis, con entrada gratuita,  la charla “Ofidismo en Uruguay”, ¿Conoces nuestras serpientes? ¿qué hacer ante ellas? Cuales son las especies peligrosas y cuales las inofensivas.

Organiza: Intendencia de Colonia

Apoya: Municipio de Colonia Valdense

Invitan: Comisión de la Costa del Inmigrante, Rotary Club de la Costa, Club Amigos de Britópolis y Asociación de Periodistas del Este de Colonia.

 

A continuación le brindamos un adelanto de los temas que se analizarán. 

La inusual y abundante presencia de camalotes durante el primer semestre del año 2016 en los ríos Uruguay y de la Plata, consecuencia directa de los arrastres producidos durante las últimas crecientes ocurridas en el río Paraná, permitió apreciar durante meses una
suerte de manto vegetal que cubrió gran parte de ambos cursos de agua y la arena de las playas provocando temor ante la eventual llegada de serpientes y otros animales.
En efecto, el comportamiento natural de este tipo de hábitat móvil, habitualmente trae consigo diversas alimañas, siendo las más habituales insectos como grillos y langostas, chinches acuáticas, escarabajos acuáticos y terrestres, y orugas de mariposa, a los que ocasionalmente se suman coipos, nutrias, arañas y, por supuesto, serpientes de diversas familias y especies. Pero más allá de su llegada en los camalotes, las serpientes son habitantes habituales en todo el territorio uruguayo, especialmente en la zona rural.
A los efectos prácticos hablaremos de ofidios o serpientes, identificando como víboras a aquellas que al morder inoculan veneno o ponzoña, y culebras a las que no lo hacen.

Algunas cifras

Los fallecimientos en nuestro país provocados por la mordedura de víboras son extremadamente raros, y de hecho, el último del que se tiene noticia tuvo lugar en 1986. Ese año, el Departamento de Vigilancia Epidemiológica del Ministerio de Salud Pública (MSP) creó un Grupo de Trabajo
multidisciplinario asesor en ofidismo, que dos años después fue oficializado como Comisión Asesora Nacional de Ofidismo y hasta la fecha continúa desempeñándose en dicha órbita.
Hasta esa fecha, la importancia del problema era aún bastante ignorada en Uruguay. A partir de entonces se decretó que el accidente ofídico debía ser de notificación obligatoria ante el Centro de Información y Asesoramiento Toxicológico (CIAT), creado el 8 de enero de 1975 y oficialmente inaugurado el 22 de diciembre del mismo año, a partir de su puesta en funcionamiento, y fue desde ese momento que se tuvo una noción precisa del problema.
Según datos de dicha dependencia, si bien varía cada año, en promedio puede estimarse que anualmente los casos registrados son alrededor de 56 en todo el país. Mientras tanto, en el departamento de Colonia los casos de mordeduras desde 2011 a 2016 inclusive, han sido solamente 23, es decir, un promedio de menos de 4 por año. De esos 23, las localidades donde más mordeduras se han verificado han sido Colonia del Sacramento (incluye zona rural), Carmelo y zonas aledañas, y Nueva Helvecia (incluyendo la cadena de playas).

 

Las especies peligrosas

De las 38 especies de serpientes que existen en el país, solamente 4 son potencialmente peligrosas.
Ellas son la Crucera, la Yara o Yarará, la Cascabel y la Coral. En el departamento de Colonia, la única especie presente que causa accidentes es la CRUCERA, y los testimonios acerca de la aparición de yaras generalmente radican en la confusión de quienes las identifican, ya que éstas no habitan en nuestro departamento. Los ofidios están presentes todo el año, pero su característica de animales ectotermos (de sangre fría) los hace más frecuentes de octubre a abril, en los momentos del año más cálidos.

 

Sus características
CRUCERA (Bothrops alternatus): Habita generalmente en lugares bajos, áreas de bañado o de pajonales. Su tamaño generalmente no supera el metro y medio. Se reconoce con facilidad por sus diseños con forma de “C” (o de tubo de teléfono de discar) a los costados de su cuerpo. No es esperable encontrar -y mucho menos ver a distancia prudencial- la mancha en cruz en la cabeza, que paradójicamente le da su nombre. Se alimenta fundamentalmente de roedores. Por ese motivo y a pesar de la peligrosidad, es un excelente control biológico. Es la única especie de serpiente venenosa que causa accidentes presente en el departamento de Colonia.

YARA o YARARÁ (Bothrops pubescens): Prefiere, a diferencia de la Crucera, zonas pedregosas y de serranía. Se distribuye en áreas de esas características. Es de menor tamaño que la Crucera, y generalmente no supera el metro de largo. Se le reconoce por sus
manchas o diseños en forma de trapecio y dos manchas redondeadas por debajo en sus flancos. Su alimentación incluye roedores, aves pequeñas, batracios y reptiles.

CASCABEL (Crotalus durissus terrificus): Es la más escasa de nuestras especies venenosas. Fácilmente reconocible por su apéndice córneo capaz de producir un sonido característico. Llega a desarrollar un tamaño considerable, superando el metro de longitud. Es además una especie de cuerpo grueso, lo que la hace más impresionante. Su alimentación es también a base de roedores.

Estas tres especies son fundamentalmente de hábitos crepusculares y nocturnos, a pesar de lo cual es muy común encontrarlas al sol durante el día en actitud de reposo.

CORAL (Micrurus altirostris): Este ofidio rompe todos los esquemas clásicos de identificación de especies venenosas, ya que posee todas las características de culebra inofensiva. No excede generalmente el medio metro de largo. Su temperamento generalmente pacífico hacia el ser humano hace que nunca se hayan registrado accidentes ofídicos por mordedura de Coral. Su patrón de diseño consta de tríadas de anillos negros separados en su interior por anillos amarillentos-blanquecinos. Cada tríada negra está separada por un anillo rojo. Este patrón de diseño y coloración aposemática (el aposematismo es una estrategia que usan algunos animales para alertar de su presencia y provocar la evasión) continúa en la región ventral. Su alimentación es ofiófaga, es decir que se alimenta de otras serpientes.

 

Serpientes no venenosas habituales

Entre las serpientes no venenosas (culebras) en el departamento, hay un gran número y de colores muy variados.
Existen numerosas especies de ofidios capaces de controlar plagas o especies no deseadas. El más conocido de los controles biológicos realizado por estos reptiles, tal vez sea el de los roedores. Varias son las especies que se alimentan de estos organismos; desde la Crucera, la Yara y la Cascabel, venenosas ellas, hasta diferentes especies de culebras como son nuestra Parejera (Philodryas patagoniensis) y Musurana Marrón (Paraphimophis rusticus). También algunas especies de culebras basan su alimentación en caracoles y babosas como en el caso de la culebra Duerme-Duerme (Sibynomorphus turgidus) y la Falsa Crucera (Tomodon ocellatus), siendo grandes aliados del agricultor. A nivel de control de ofidios venenosos existen otras especies de culebras; un claro ejemplo es nuestra Musurana Negra (Boiruna maculata). Otras especies no venenosas son la Culebra de la Arena, la Falsa Coral, la Culebra Verde Esmeralda, la Culebra de Peñarol y otras.

Medidas preventivas ante su presencia

Como medidas preventivas ante la presencia de una serpiente, se aconseja:

1. Jamás agredirla, y alejarse de ella sin molestarla (el comportamiento natural de la serpiente hará que se haga un ovillo y se quede quieta, para luego rehuir la presencia del ser humano y alejarse de él).

2. No introducir las manos en huecos de árboles, nidos o cuevas, ni debajo de troncos caídos, pilas de leñas o piedras, y no saltar esos obstáculos sin ver previamente dónde se va a caer.

3. Usar calzado cerrado, preferentemente de caña alta, de cuero o goma gruesa en la zona rural (el 60% de las mordeduras se registra de la rodilla hacia abajo y el 40% en miembros superiores).

4. Limpiar, desmalezar y tener el pasto corto en áreas extensas alrededor de las viviendas, galpones o campamentos.

5. Realizar el control de las poblaciones de roedores en viviendas o galpones, no dejando expuestos restos de comidas.

6. Revisar el lugar ante de realizar necesidades fisiológicas en campo abierto.

Medidas inmediatas ante una mordedura

Si bien, como hemos señalado, las especies de serpientes que habitan nuestro país y nuestro departamento son mayormente inofensivas y su mordedura no es peligrosa, las mordeduras de serpientes venenosas pueden ser mortales si no se tratan adecuadamente.
El antídoto correcto (Suero Antiofídico – SAO) puede salvar la vida de una persona, por lo cual es muy importante ir a la sala de emergencias lo más pronto posible. Si se tratan en forma apropiada, muchas mordeduras de serpientes no tendrán efectos graves.
Ante una mordedura se sugiere:
1. Trasladarse o trasladar al accidentado lo más rápido posible al Centro Asistencial más cercano;
2. Retirar calzado, prendas u objetos que compriman la zona (relojes, pulseras y similares);
3. Tranquilizarse y mantener la zona de mordedura en posición de reposo;
4. NO hacer cortes en el lugar de la mordedura;
5. NO hacer ligaduras ni torniquetes en el miembro lesionado;
6. NO cauterizar la herida;
7. NO dar bebidas alcohólicas al accidentado. Sí darle agua para mantenerlo hidratado;

8. NO echar solventes de ninguna clase en la herida (kerosene, nafta). De ser posible, sólo se recomienda el lavado de la zona afectada con agua y jabón;
9. NO tratar de extraer el veneno succionando con la boca la herida. El único tratamiento específico y eficaz es la aplicación del suero antiofídico correspondiente.

A partir del 1º de enero de 2017, el Suero Antiofídico (SAO) en el departamento de Colonia se encuentra disponible en los hospitales de Colonia del Sacramento, Carmelo y Rosario. NO SE ENCUENTRA DISPONIBLE EN MUTUALISTAS NI A LA VENTA EN FARMACIAS.

 

Teléfonos de interés

Emergencia Policial: 452 911

Policía Caminera: 455 88376

Centro de Información y Asesoramiento Toxicológico (CIAT): 1722 (Las 24 horas)

Bioterio de Animales Ponzoñosos (Serpentario) del Instituto de Higiene: 24871288 – 24871296 (Solamente los miércoles).

Intendencia de Colonia – Dpto. de Planificación, Ordenamiento y Vivienda – Dirección de Medio Ambiente: 452 25208 – planificación@colonia.gub.uy

Intendencia de Colonia – Dpto. de Higiene y Servicios: 452 27000, Internos 238, 295 y 296 – mail: higiene@colonia.gub.uy

 

2 COMENTARIOS

  1. Según el titulo, en Nueva Helvecia hay un alto porcentaje de mordeduras, debería ir acompañada de la cantidad de casos, es poco responsable dar esa noticia sin acompañar de datos.

  2. Te muerde una serpiente en la playa y debés ir hasta el hospital de Rosario?o peor aún…te muerde en Nueva Helvecia y debés ir hasta Rosario? Y el hospital de N.H porque no tiene suero antiofídico? Y las mutualistas?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí