Varios centenares de ballenas piloto han sido encontradas muertas en Nueva Zelanda después de que más de 400 de ellas quedaran varadas en la remota bahía Dorada, en el noroeste de la isla Sur, según ha informado la prensa local. Se trata del mayor incidente de ballenas que quedan varadas en Nueva Zelanda.

Fuentes del Ministerio de Conservación indicaron a la cadena TVNZ que se calcula que han muerto unos 300 cetáceos de un total de 416 que quedaron atrapados en una zona arenosa conocida como Farewell Spit. Decenas de socorristas luchan a contrarreloj para mantener vivas a las sobrevivientes a la espera de que suba la marea, mientras vigilan la situación de las que han sido reflotadas.
 
Se desconocen las razones por las que estas ballenas han quedado varadas, aunque la bahía de Golden, que tiene aguas poco profundas, es conocida por este tipo de incidentes. En febrero de 2015 se organizó un operativo para intentar salvar a 200 ballenas piloto que quedaron atrapadas en la misma zona de Farewell Spit, pero no impidió que la mayoría pereciera en el lugar.
 
La ballena piloto, también llamada calderón común, es un ejemplar de frente abombada y cuerpo robusto que puede alcanzar entre seis y siete metros de longitud.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí