Rodrigo “Lolo” Bentancur, flamante campeón Sudamericano con la selección uruguaya Sub 20, llegó a Nueva Helvecia y el pueblo se convirtió en una verdadera fiesta.

La organización del recibimiento se dio a conocer ayer por la tarde mediante los medios de prensa y las redes sociales así que la gente, como siempre, no defraudó, y se volcó en gran número a las calles de la ciudad para saludar al campeón, a nuestro campeón.

La caravana, de grandes dimensiones, recorrió gran parte de Nueva Helvecia mientras niños, adultos y abuelos ondeaban sus banderas al grito de Uruguay. Fue una jornada de fiesta, de festejos, de alegrías, de esas cosas que tiene el fútbol y son difíciles de explicar, difíciles de escribir, porque se sienten.

La caravana finalizó en el Club Artesano, su casa, donde quieren al “Lolo” como su hijo pródigo y él, humilde como siempre, no tuvo más que palabras de agradecimiento para la institución que lo vio nacer y lo formó como jugador y además, como él mismo dijo, lo formó como persona, para ser el pibe sencillo que sigue siendo hoy en día, con los mismos amigos de siempre, con las mismas costumbres.

En el acto, que de protocolar tuvo muy poco, también estuvo presente otro campeón Sudamericano que es el coloniense Facundo Waller y que, lógicamente, fue muy bien recibido por todo el pueblo de Nueva Helvecia.

En el Club Artesano la presidenta de la institución Silvia Ackermann le entregó una plaqueta de reconocimiento y a ella se les sumaron dos más, una del Municipio de Nueva Helvecia en manos de la Alcaldesa María de Lima y otra fue entregada por el Intendente Carlos Moreira. Finalmente, y no menos importante, Franco Israel, arquero de la selección uruguaya Sub 17, le obsequió una camiseta de Lucerna, el club que los vio nacer.

El “Lolo”, fiel a su estilo humilde y tranquilo, le obsequió al Club Artesano una camiseta de la selección uruguaya con su nombre, que seguramente será colgada cerca de una de Boca Juniors que les regaló hace un tiempo.

Fotos y autógrafos no faltaron, un sinfín de felicitaciones tampoco, pero cuando las luces se apagaron y la mayor parte de las personas se retiraron del club, feliz por ver al ídolo local, el “Lolo” salió caminando tranquilo, con una sonrisa en el rostro y siguió siendo el gurí de siempre, por eso es grande para nosotros, por eso lo quiere la gente.

2 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí