La recuperación del precio de los commodities a nivel internacional, sumado a las mejoras previstas en la región provocarían un crecimiento de 6% en las exportaciones uruguayas de bienes para este año.

Así lo indica el informe Perspectivas de Comercio Internacional, elaborado por el Instituto Uruguay XXI y difundido este viernes.

La carne bovina encabezaría nuevamente las ventas externas en 2017, con montos cercanos a los US$ 1475 millones y con una faena 5% superior a 2016, lo que compensaría la baja de precios prevista.

En segundo lugar volvería a ubicarse la pasta de celulosa, con exportaciones estimadas en US$ 1280 millones. Su volumen de venta se mantendría sin variaciones, con una producción estimada de 2,6 millones de toneladas.

El total exportado variará únicamente en función del precio de exportación que negocie cada empresa.

La soja ocuparía el tercer escalón, con un crecimiento con respecto al año pasado en función de la mejora en las condiciones climáticas y las perspectivas de mejores precios. Esto implicaría una intención de siembra 15% superior a la de la última zafra.

El total exportado de la oleaginosa rondaría los US$ 1100 millones.

China, en tanto, se mantendrá otro año al frente de los principales destinos para las exportaciones nacionales. Se trata de un mercado cuyo crecimiento en las dos últimas décadas modificó la dinámica mundial del comercio, y cuya influencia en Uruguay es particularmente importante desde 2008.

Hoy es el destino, justamente, de los tres principales bienes de exportación del país. Se estima que sus compras mantengan altos niveles de dinamismo en función del proceso de urbanización y el mayor consumo de su población, tanto en calidad como en cantidad.

La demanda de alimentos con mayor valor agregado aumentará en los próximos años en el gigante asiático.

El informe marcó un optimismo mesurado con respecto a los dos principales socios a nivel regional.

Brasil, según las proyecciones del Banco Mundial, lograría finalmente crecer 0,5% en 2017, finalizando dos años de recesión económica, estimándose para 2018 un alza de 2%.

En Argentina y luego del repunte observado a fines del año pasado, las previsiones muestran un crecimiento de 2,7% para 2017, impulsado por el aumento del consumo y el gasto del gobierno.

Uruguay sufrió en 2016 un retroceso de 7% en sus exportaciones, una caída que estuvo alineada con un proceso común a toda la región.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí