El molino Dolores reabrirá sus puertas el próximo 6 de marzo bajo la administración del síndico Gabriel Ferreira.

Según publica El País, en principio volverán a trabajar 120 empleados que estaban en el seguro de desempleo desde el 1º de febrero.

“El ánimo cambió notoriamente. Ahora la gente está entusiasmada”, dijo al citado medio el presidente del sindicato local, Óscar Muniz. Además, aseguró que el gerente de la planta se comprometió ante el síndico a proveer la materia prima necesaria. “Se van a moler unas 6.000 toneladas por mes, lo que representa el 50% de lo que el molino puede procesar”, aseveró.

Por otra parte, Muniz explicó que en caso de que esta etapa no prosperara,  y si eventualmente tuviera que declararse la quiebra, existen cuatro interesado en quedarse con el molino.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí