Los muertos por el alud en la ciudad colombiana de Mocoa, en el sur del país, ya ascienden a 283 y los heridos a 220, después del alud provocado por el desborde de tres ríos en la madrugada del sábado. Los organismos de rescate trabajaron durante toda la noche para encontrar a los cerca de 200 desaparecidos que quedaron bajo los escombros.

La ciudad ha sido declarada en estado de calamidad porque al menos 17 barrios se vieron afectados por la peor tragedia de la capital del Putumayo en su historia, después de que desbordara el río Mocoa y sus afluentes Sangoyaco y Mulatos. Las zonas más afectadas son las contiguas a los ríos, donde al menos cinco pueblos fueron sepultados y los destrozos son inconmensurables.

La magnitud de la catástrofe se agrava por el aislamiento de esta zona, a la que sólo se podía acceder por aire o por puentes bastante precarios, que ahora quedaron destruidos por la avalancha. Según el director de general de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres, Carlos Iván Márquez, fueron trasladados esta mañana 22 heridos en situación delicada de salud, entre ellos 13 niños.

No se descarta que el número de víctimas aumente ya que “hay mucha gente desaparecida”, según manifestó el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, quien visitó la zona, un lodazal con piedras gigantescas arrastradas por los ríos hasta el centro mismo de esa ciudad de unos 45.000 habitantes. “Toda la capacidad del Estado está desplegada para apoyar labor humanitaria y de búsqueda y rescate”, escribió Santos en su Twitter sobre esta tragedia.

 

fuente: página12

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí