“Los lácteos uruguayos han ganado paulatinamente participación en las exportaciones mundiales. Mientras que en 2006, 0,6% de las ventas externas mundiales del sector  eran uruguayas, en 2016 este porcentaje pasó a ser de 0,8%. En 2016, las ventas totalizaron US$ 566 millones, cifra 10% inferior a la de 2015. El aumento de 3% en los volúmenes no logró compensar la caída de 12% en los precios promedio de exportación. Esta retracción se reflejó especialmente en los quesos y en la leche fluida”, publica el Instituto Uruguay XXI en informe mensual de comercio exterior.

“Los destinos de las exportaciones uruguayas de lácteos mostraron una tendencia a la concentración en los últimos años. Los tres principales países pasaron de captar el 48% de las ventas totales en 2006 a captar el 77% en 20163. Esto se explica principalmente por un cambio relativo entre los 10 principales destinos. Asimismo, el número total de países a los que se exporta ha caído paulatinamente a partir de 2009, cuando se exportaba a 87 destinos, hasta la actualidad que se vende a 54 países, siendo Brasil (US$ 346 millones), Rusia (US$ 50 millones y Argelia (US$ 40 millones) los compradores más relevantes.”

En cuanto a la distribución geográfica de los destinos, los productos lácteos se exportan a todos los continentes, y en la mayoría existe un comprador dominante, -Brasil, Rusia y Argelia, en ese orden, fueron los países de mayor índice de importación de productos lácteos uruguayos-.

“Por lo tanto, las exportaciones de lácteos tienen la particularidad de combinar diversificación regional y concentración de destinos. Si se analiza la evolución de los principales destinos en las últimas décadas, se encuentra que entre 2001 y 2007, México recibió la mayor parte de las ventas uruguayas del sector, con una participación cercana al 30%. Posteriormente, y a raíz de diversos acuerdos comerciales4 Venezuela pasó a ocupar el primer lugar como destino del sector, basado en precio hasta 25% superiores al promedio. Esta tendencia se discontinuó por la compleja coyuntura económica de Venezuela, lo que dio lugar a que las exportaciones del sector lácteo se re direccionen al mercado brasileño –actor relevante a lo largo de todo el período-. El 60% de las exportaciones lácteas de 2016 se dirigieron al mercado norteño. Si bien en este mercado los precios son inferiores al promedio, los volúmenes exportados se duplicaron, lo que permitió mitigar la caída en los montos colocados tras el derrumbe venezolano.”

El informe mensual del Instituto Uruguay XXI dice que “Luego de un periodo de fuerte volatilidad de precios de los productos lácteos, los mismos han vuelto a crecer de forma sostenida durante los últimos diez meses, siendo febrero de 2017 el mayor valor registrado desde agosto 2014. Para el Consejo de Exportación de Lácteos de EE.UU, la suba registrada en 2016 se debió a una sobre-reacción de los mercados, que esperaban una menor producción. La producción de leche en Europa y Oceanía ha sido mayor a la proyectada y EE.UU continúa expandiéndose, en tanto la demanda se ha mantenido estable, lo que hace esperar que no haya una suba de precio importante en los próximos meses. Para el segundo trimestre de 2017 hay indicios de una mayor debilidad de precios, producto de las buenas perspectivas para la primavera del hemisferio norte.
Por su parte, va a ser importante el fuerte posicionamiento en el mercado de grandes  demandantes como China, India y otros países consumidores de lácteos, “que permitan mantener la senda de crecimiento de los precios. Hay expectativas alentadoras respecto a que estos países ejerzan una mayor presión sobre la oferta luego de la última venta de Fonterra, que dio una señal positiva al mantener estables los precios.”

En síntesis, el sector lácteo muestra señales de recuperación luego de períodos marcados por bajos precios, mientras que las proyecciones de demanda se avizoran positivas, especialmente desde Asia.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí