Cuando yo conocí la calle Guillermo Tell al oeste, calle de adoquines; era una callecita que tendía a desaparecer; dentro de un entorno natural, verde y soleado. Esa callecita de 70 metros es el desagüe de todo el centro de la ciudad de Nueva Helvecia; y cuando llueve se convierte en un rio brutal que arrastra a su paso todo lo que encuentra. Es un torrente fuerte y desafiante; que en aquel momento, se estaba llevando todos los adoquines hacia la cañada que los esperaba acostumbrada.

En este lugar no había alumbrado publico, no había contenedor para facilitar a los vecinos el tirar la basura, y ciertamente el gran riesgo de perder la calle en su totalidad; con peligro de que alguna casa de allí, se inundara. Fue entonces que comencé a solicitar ante la Junta local y directamente con la Sra. Alcaldesa María de Lima; el arreglo de cada una de estas carencias y recibí el apoyo de algunos vecinos que se sumaron a mi preocupación. Fue por el año 2010, con una llamada telefónica, que siempre atendía o respondía luego; la Sra. Alcaldesa se hizo cargo de mi inquietud. Así se inició un expediente con fotos del lugar; el cual rápidamente mostró respuestas… Casi de inmediato se realizó un muy buen trabajo de contención al borde de la cañada donde termina la calle, colocaron caños de desagüe sobre un firme piso de hormigón; tranquilidad de que ahora los adoquines estaban seguros en su hogar; esos adoquines tan coloniales y preciados por todos.

Continuaron las obras en nuestra calle colocando una columna de alumbrado público, contenedor de residuos; limpieza de malezas y desde el 22 de marzo se ha comenzado la profundización y limpieza de la cañada; la cual estaba llena de árboles, arbustos y maleza que no solo impedía el desagüe pluvial sino que también era un hábitat de alimañas con riesgo para los vecinos.

Debo agradecer y decidí hacerlo por esta a la Sra Alcaldesa María de Lima y a sus colaboradores de la Junta local y de Electrotecnia de Colonia. Considero que la Sra. Alcaldesa dentro de su enorme responsabilidad no “olvidó”, “decidió” y “ejecutó” obras muy necesarias para una callecita mas de la ciudad de Nueva Helvecia.

Vaya entonces mi más profundo agradecimiento a ella y a todo su equipo.

“Las cosas buenas, que suman y edifican, hay que hacerlas conocer”.

Gracias…

María Virginia Grosso – 3,711,256-1

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí