El Directorio y los equipos técnicos de UTE ya avalaron que se aplique una rebaja de 15% en las tarifas de electricidad por un período inicial de tres meses.

Se espera por la autorización del presidente Tabaré Vázquez y el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).

El ente había iniciado los trabajos sobre la medida en abril y el Directorio la consideró en una reunión celebrada semanas atrás. La propuesta contempla una reducción de carácter general de 15% en las tarifas de electricidad, que se extendería por tres meses durante el próximo invierno, época del año en que aumenta el consumo en los hogares residenciales ante el descenso de las temperaturas.

La misma medida alcanzaría a las industrias. El plan implicaría para las arcas de UTE una renuncia de unos US$ 60 millones.

Sobre fines de abril había trascendido que el presidente Vázquez tenía previsto anunciar la rebaja en el marco del Consejo de Ministros que se desarrolló en el club Progreso de La Teja, pero, en esa oportunidad el presidente se limitó a responder a los periodistas que el tema estaba a estudio.

También trascendió que en esa oportunidad Vázquez se molestó porque la información “se había filtrado” y por eso dejó el anuncio no pasó de “trascendidos”.

Según las mismas fuentes, el Ministerio de Economía (MEF) no estaba en conocimiento del tema cuando la medida comenzó a manejarse de forma pública. Desde el ministerio, durante esta gestión, se ha dado prioridad a mejorar los números de las empresas públicas para ayudar a recomponer el déficit fiscal hasta la meta de 2,5% en 2019 (hoy está en 3,8 % en los 12 meses a abril). Por ese motivo fue que las tarifas de UTE aumentaron 7,9% en enero de este año, pese a un notorio descenso en el costo de abastecimiento de la demanda.

Durante los últimos tres años el ente energético logró beneficiarse de una reducción de los costos de abastecimiento que ayudó a mejorar sensiblemente los resultados, de la mano con una mayor participación de los parques eólicos.

Sin embargo, esa “baja” no se ha reflejado sobre el bolsillo de los consumidores. El año pasado el Costo de Abastecimiento de la Demanda (CAD) ascendió a US$ 377 millones, muy por debajo de lo presupuestado -que se usó como base para resolver los aumentos de tarifas- que eran unos US$ 600 millones. Fue por ello que el MEF le pidió a UTE un aporte extra de utilidades por unos US$ 140 millones, que se sumaron a los US$ 76 millones que se había proyectado inicialmente.

Según el informe mensual de marzo que publicó la consultora SEG Ingeniería, Uruguay tiene la energía residencial más cara de la región con una tarifa de US$ 291 por MWh, lejos de los US$ 210 de Brasil, los US$ 202 de Chile, o de los US$ 92 por MWh que pagan los consumidores residenciales en Argentina. Los números del primer trimestre de 2017 muestran que UTE obtuvo ganancias por unos US$ 204 millones, según los estados financieros publicados por la empresa.

Otro elemento para tener en cuenta es la exportación de energía a Brasil. Las proyecciones de UTE apuntan a que las mismas dejaran utilidades por unos US$ 20 millones, en un escenario conservador. Hasta este jueves, el país norteño estaba importando 70 MWh a través de la conversora de Rivera y se aguarda que en breve se eleve el flujo de intercambio a través de la interconexión de 500 MW entre Melo y Candiota.

 

fuente: uypress – foto: el observador

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí