El Sindicato Médico, el BPS y la Facultad de Medicina presentaron la guía de Tiempos Esperados de Recuperación, un protocolo para certificar
Para una infección intestinal bacteriana hacen falta por lo menos cinco días de recuperación. Una infección meningocócica, en cambio, requerirá 60 días. Quien sufre un trastorno de ansiedad orgánico, en promedio, en 90 días puede estar apto para volver a trabajar; ese mismo plazo vale para quien sufrió una fractura del antebrazo.
El Sindicato Médico del Uruguay (SMU), el Banco de Previsión Social (BPS) y la Facultad de Medicina crearon una guía de Tiempos Esperados de Recuperación (TER), para la certificación de enfermedades.
El objetivo de esta guía es servir como apoyo para los profesionales a la hora de dar días de descanso a un trabajador afiliado. El trabajo incluye los tiempos estimados para enfermedades infecciosas y parasitarias, tumorales malignas, circulatorias, anemias, óseas, nerviosas o conductuales.
Para la directora del BPS Rosario Oiz, se trata de un avance importante para unificar criterio sen torno al “descanso que necesita un trabajador cuando tiene cualquier enfermedad”. Esto también permitirá, según le añadió a ECOS, trazar mejores estrategias, tener mejor información y también fiscalizar mejor.
Esta guía surge por varios motivos. Según Oiz, los médicos plantearon por un lado la necesidad de contar “con más certezas” ante un procedimiento que no solo incluye diagnóstico y reposo sino una prestación de seguridad social económica. A su vez, el BPS precisaba un indicativo para mejorar los controles.

No hay pérdidas

Según una nota publicada en este portal en agosto de 2016, el BPS paga unos 200 millones de dólares por certificaciones de enfermedad al año. De ellos, de acuerdo con un informe elaborado por ese entonces para el banco, aproximadamente la mitad no tenían una justificación técnica.
Sin embargo, Oiz le dijo a ECOS que no fue la noción que se estaban dando certificados médicos que no deberían darse la motivación de esta guía.
“Más que nada, el gremio médico planteaba que a veces se sentían muy presionados por sus propios pacientes, en el momento de establecer el tiempo de reposo, y por eso a veces otorgaban algún día mas”, reconoció. “Pero no es lo que llevó a realizar el documento”, aseguró.
“ Los médicos planteaban que a veces se sentían muy presionados por los pacientes, y por eso a veces otorgaban algún día de reposo más. ”
Oiz aludió a un informe presentado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) donde quedó “claramente demostrado” que las distorsiones en el sistema que podrían haber existido, no incidieron “en nada” en el aumento de las certificaciones laborales.
“Ellos establecieron que solo un 1% de las modificaciones el sistema, pudo haber incidido en el aumento de las certificaciones en el caso de Montevideo. Por lo tanto, eso operó por otras razones, tales como los montos de las prestaciones, el aumento de la cantidad de cotizantes en el sistema, pero no porque haya un abuso en la utilización del proceso de certificación laboral. El estado no perdió por las certificaciones laborales”, concluyó la directora del BPS.

Mínimos

El documento establece que se trata de tiempos “mínimos” para la recuperación y reintegro a las tareas. Los responsables aseguran que no se trata de algo rígido ya que no todos los pacientes reaccionan igual ni todos los cuadros de una misma enfermedad son los mismos..
El amplio espectro va desde los tres días esperados para un cólico renal no especificado o una migraña, y los cuatro para un traumatismo superficial en la cabeza, a los 180 días (seis meses) por alzheimer o tumores malignos.
“Es un trabajo realmente importante”, aseguró Álvaro Toledo, vicepresidente del Sindicato Médico del Uruguay, quien asegura que el primer gran paso fue tomar el tema de las certificaciones médicas, no desde un punto de vista declarativo o de “tal vez”.
“Se estudió el tema y se dio un primer paso, para que los médicos del sistema actual vigente podamos tener una guía”, indicó, aclarando que el documento no deja de ser una referencia y que “siempre sigue estando por delante el acto médico”.
Según Toledo, el médico con este protocolo no ve coartada su libertad de indicación terapéutica. “Todo lo contrario. Lo que tiene es una referencia que va a colaborar en las decisiones que tenga que tomar. El documento no es algo rígido en absoluto, sino una guía, una referencia”.
Las metodologías y modalidades laborales de este siglo, según el vicepresidente del Sindicato, demandan un continuo trabajo de acuerdo a los cambios que se vayan produciendo de parte del equipo de trabajo que reúne a la gremial de médicos, a la Facultad de Medicina y al Banco de Previsión Social.

Consultas frecuentes y su TER

Infecciones intestinales bacterianas: 5 días.
Intoxicación alimentaria estafilococica: 5 días.
Diarrea y gastroenteritis: 5 días.
Varicela sin complicaciones: 10 días.
Herpes zoster ocular: 25 días.
Infección viral: 10 días.
Tumores benignos que requirieron sanción quirúrgica: hasta 30 días.
Episodio depresivo leve: 45 días.
Trastorno de ansiedad generalizada: 60 días.
Reacción al estrés agudo: 90 días.
Migraña común: 3 días.
Conjuntivitis: 7 días.
Hipertensión secundaria: 7 días.
Sinusitis aguda: 7 días.
Amigdalitis aguda: 4 días.
Neumonías bacterianas: 20 días.
Rinitis alérgica: 4 días.
Empuje de asma: 5 días.
Fractura de la pierna: 90 días

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí