Dominion Bond Rating Service (DBRS) ratificó el grado inversor de Uruguay con una nota de “BBB” (bajo) en el largo plazo y una de “R-2” (medio) en el corto plazo, que ubican al país como “estable”, según un comunicado de la empresa.

“La confirmación de estos ratings refleja la visión de que DBRS ve a Uruguay como un país que resistió sin problemas las recesiones de las economías de Brasil y Argentina”, asegura el informe de la calificadora canadiense, que tiene su sede en la ciudad de Toronto.

Asimismo, destacó la expansión de 1,5 % que tuvo la economía uruguaya en 2016, así como la proyección del crecimiento del producto interno bruto (PIB) que realizó el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Dicho organismo estimó un crecimiento del PIB uruguayo de 1,6 % en 2017 y de 2,6 % en 2018.

La calificadora DBRS también señaló en su informe que espera una “recuperación gradual” de Uruguay, a raíz de la “demanda creciente y términos de comercio favorables con Argentina”.

Además, se refirió a las negociaciones que lleva adelante el Gobierno uruguayo con representantes de la papelera finlandesa UPM, que planean instalar una nueva planta de celulosa en el país suramericano.

En este sentido, DBRS aseguró que la concreción de este proyecto “puede fortalecer las expectativas de crecimiento de Uruguay”.

La solidez de las instituciones, la estabilidad del Gobierno, los bajos niveles de corrupción, el amplio consenso político sobre la macroeconomía y el manejo reservado de la deuda pública son algunos de los factores que destacó la consultora canadiense.

En tanto, DBRS consideró que los desafíos de cara al futuro para Uruguay están vinculados al manejo del déficit fiscal, que actualmente se ubica en un 3,7 % del PIB, el control de la inflación, que registra una cifra de 6,46 % en los últimos doce meses, y la “exposición del país a factores económicos externos”.

Fuente: EFE.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí