El perro ahora vive en la gobernación de un estado australiano y cumple tareas protocolares.

Gavel fracasó como policía. Es demasiado tierno. Sin embargo, la historia de este ovejero alemán termina bien. Tras ser expulsado de la fuerza -entre otras cosas porque pasaba mucho tiempo panza arriba reclamando cariño- fue adoptado por la gobernación de su estado y ahora ocupa un importante puesto protocolar.

La curiosa historia tiene lugar en el estado de Queensland, en Australia. Allí, el cariñoso perro era entrenado para colaborar en operativos de seguridad o detectar narcóticos. Sin embargo, él prefería ser acariciado y mover la cola ante los extraños.

“No mostraba la aptitud necesaria”, explicaron los responsables policiales que decidieron darlo de baja, según publicó la BBC.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí