El poeta y performer José Arenas se puso al hombro la ayuda económica para el fundador de Teatro Uno, un ícono de las tablas uruguayas.
La complicada situación que está viviendo el actor y dramaturgo Alberto Restuccia, que él mismo hizo pública en su cuenta de Facebook y luego se hizo más conocida tras una nota de ECOS, ya ha tenido repercusiones en el mundo artístico.
“En lugar de quedarme sentado esperando que alguien hiciera algo, preferí empezar a moverme yo”. También a través de Facebook, el poeta, escritor y performer José Arenas impulsa este miércoles el apoyo a Restuccia a través de giros a su nombre por la red de cobranzas Abitab, divulgando (con autorización del artista) su nombre y cédula: Alberto Restuccia, 936.941-3.
Esta fue la modalidad de apoyo escogida tras la “tediosa y extensa” burocracia para abrir un colectivo. “Para lo que no fuera casamiento o cumpleaños había que mandar una nota que luego se evaluaba. Eso llevaba tiempo. Fue por esas trabas y dilaciones que optamos por los giros”, le dijo Arenas a ECOS.
Su impulso lo llevó a agitar a las redes primero, a busca un lugar para hacer una movida artística después y -en una última etapa aún no concretada- buscar una solución más definitiva para Restuccia.
De hecho, se está organizando una iniciativa cultural a beneficio del creador de Teatro Uno en Tractatus, el viernes 4 de agosto, con un bono colaboración de cien pesos. Esto incluirá a unos 20 artistas, algunos de ellos ex alumnos de Restuccia, en un espectáculo aún en ciernes que incluirá música, actuaciones, acrobacia y lectura dramatizada.
“Alberto es un pilar fundamental del teatro alternativo en Uruguay. Sus alumnos no solo aprendían de teatro, sino de arte. Además es uno de los últimos intelectuales que quedan en Uruguay. Es uno de los pocos que conoce a fondo la cultura y el pensamiento marginales, si se quiere, del país. Siempre fue un outsider, alguien del undreground”, lo definió Arenas.
“Un país que no hace nada por sus artistas, está en contra de ellos”, había posteado el impulsor de esta movida el martes.
En un artículo publicado este martes por ECOS, el mismísimo fundador de Teatro Uno admitía haber tocado fondo: “Lo cierto es que preciso alguna ayuda, igual que esas personas que se suben a los ómnibus y dicen que cualquier monedita sirve. Eso y alimentos no perecederos”, le dijo a este portal luego de postear en Facebook que se encontraba a los 75 años “en la indigencia”.

Fuente: Ecosuy – Foto: La Diaria

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí