He sido una de las víctimas de los innumerables robos que, desde ya algunos años, azotan la zona rural de Cufre, soy propietaria de una pequeña finca situada sobre la ruta 54 “camino Sarandí” que une esta ciudad con Nueva Helvecia.
Los rapiñeros entraron a mi propiedad de madrugada estando yo en mi casa sin que lo pudiera notar, robando a su paso herramientas que utilizo en mi trabajo, así como otros elementos de gran utilidad y costosa reposición para mis posibilidades económicas.
Como se supone es lo debido, me dirigí esa misma mañana al notar el saqueo, hacia la seccional policial 18 de Cufre en donde a duras penas y al cabo de un tiempo tomaron mi denuncia.
Desde entonces no he tenido ninguna novedad ni me han informado sobre avances en la supuesta investigación policial.
Años atrás obtuve por legado de familia una pequeña chacra en la zona rural de Cufre.  A mis 50 años sorteando varias dificultades por mi genero no dude en vivir allí., sintiendo que cumpliría por fin mi propósito de vida -HONRAR LA MADRE TIERRA Y EL PADRE SOL-.
También entraron a mi vivienda  por lo que toda mi intimidad fue vulnerada y expuesta. Indignada e impotente por la situación fui a hacer la denuncia a la comisaria de Cufre donde para completar mi desconcierto me encontré con que había un solo efectivo y que además no contaba con vehículo para movilizarse. Deje mis datos y volví a mi trabajo. Al otro día fui visitada por el encargado de la seccional 18 con el fin de revisar el entorno en que ocurrieron los hechos, en la tarde volví a la seccional para firmar la denuncia donde una agente femenina que antes se había comunicado conmigo por teléfono finalmente me recibió.   Como dije antes ya paso una semana y a la vez no paso nada! el hurto paso a investigaciones.
Hoy está triste situación me hizo consciente de que vivimos en una sociedad individualista, nadie ve siente ni escucha nada, una sociedad que oculta el miedo trancando puertas e instalando cámaras y alarmas de seguridad. Una sociedad que protege y victimiza a los que se escudan en la falta de trabajo., en la imposibilidad de estudiar, en la falta de recursos para así no crear, no ser y no hacer nada.
Yo como muchos de ustedes quiero cambiar esta realidad– YO sé que hay una inteligencia superior, un ojo que todo lo ve que hará justicia divina. Pero quiero también confiar en la ley de los hombres  que esta crezca en valores que seamos una SOCIEDAD INVOLUCRADA con el prójimo; LIBRE-HONRADA-DIGNA-RESPETUOSA y COMPASIVA! quiero pensar que no estoy sola….  A LA BUENA DE DIOS!!!.

Sonia Martens Font. CI 3.575.313-5, Cufre.

 

Foto ilustrativa.

 

2 COMENTARIOS

  1. Hemos perdido la privacidad, desde hace unos años entro primero a casa porque puedo encontrar cualquier cosa,no hay alarma,no hay perros que puedan cumplir su trabajo de custodia todos quedamos neutralizados igual durmiendo no sé como hacen no podemos dejar nada a la vista dentro de los vehículos,tiene que integrarse el servicio militar obligatorio o a los que se encuentran vagabundeaendo después que se entra el sol, niños bien, todos al Liceo Militar Avda. de Las Instrucciones allí salen todos caballeros y personas de bien.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí