El Embajador de Uruguay en Suiza, el neohelvético Jorge Meyer Long y autoridades suizas, entre ellas el ex-embajador en Uruguay Didier Pfirter y quien lo sustituirá a partir de setiembre, Martín Strub, celebraron la Declaratoria de la Independencia de Uruguay en Suiza.

Meyer Long, hizo referencia a la colonia suiza Nueva Helvecia y su influencia en la economía del Uruguay, con palabras también a la creación del Refugio Helvético para personas en situación de vulnerabilidad social, construido con fundamental aporte de la Embajada suiza.  Se refirió a los 160 años de relaciones consulares, 155 de la fundación de la colonia suiza de Nueva Helvecia y los 125 años de relaciones diplomáticas.

La ocasión fue propicia para comunicar de la próxima inauguración de la exposición fotográfica “La huella Suiza en Uruguay” del fotógrafo argentino radicado en nuestro país, Ignacio Naón. A continuación compartimos el discurso del embajador uruguayo.

 

El primer episodio de la cooperación técnica es en el ámbito bilateral hace 160 años.

En 1857 el Uruguay nombró su primer Cónsul en Berna con la instrucción clara de obtener y coordinar el primer proyecto de cooperación técnica en el ámbito de la agricultura o sea el Cónsul debía favorecer la emigración hacia Uruguay de agricultores helvéticos para transformar la economía del país.

Cinco años después, en 1862, un grupo de 200 técnicos en agricultura y sus familias, llegaron a Uruguay y fundan la colonia suiza agrícola de Nueva Helvecia.

A diez años de su llegada el Uruguay transformó su matriz económica y pasó de ser un país ganadero a ser también productor agrícola.

Entre 1862 y 1872 aquellos “técnicos agrarios”, introducen la fabricación de queso a gran escala, tanto así que pocos años después enviaban quesos a Montevideo y los exportaban a Buenos Aires.

También incorporan el cultivo de la cebada cervecera extensiva, la primera trilladora mecánica en el Uruguay y construyen el primer hotel fuera de la Montevideo, que seguido de dos más en el interior del país antes del fin del siglo XIX echan las bases del turismo. La industria lechera y la industria del turismo habían nacido.

El más reciente capítulo de cooperación fue la visita de un técnico en catástrofes en 2016 y de esa visita surge la necesidad de construir un refugio en Nueva Helvecia.

El “Refugio Helvético” es un local transitorio para personas en situaciones de vulnerabilidad social que deban abandonar sus hogares, ya sea por un desastre natural, incendio o por violencia doméstica. En mayo de 2016 el Consejero Didier Burkhalter pone la piedra fundacional y en julio de 2017 se inaugura el “Refugio Helvético”.

Agradezco también a la Asociación Quinto-Uruguay y a la Alcaldía de Quinto en el Ticino, que enviaron una importante donación para aliviar los sufrimientos de las víctimas de las inundaciones.

Deseo agradecer especial al Embajador Ardeshir Zahedi por la generosa donación para renovar en parte al Hogar de Ancianos de Nueva Helvecia.

El segundo episodio de la cooperación es en el área multilateral.

Suiza y Uruguay están unidos por una firme vocación internacional. Suiza tiene a Ginebra para recibir a los Organismos Internacionales y Uruguay recibe en Montevideo 23 organizaciones internacionales regionales.

Ambos países compartes principios y valores comunes y trabajan por un mundo en paz y por el entendimiento entre los pueblos y los Estados. Trabajan arduamente por un mundo donde las sociedades disfruten plenamente de los derechos humanos, de los beneficios de un desarrollo sustentable.

Suiza y Uruguay cooperan activamente en temas como la preservación del medio ambiente. Ejemplo de ello es la reciente entrada en vigencia del Convenio de Minamata sobre el Mercurio, cuyos 4 años de negociaciones fueron presididos por Uruguay con el apoyo y compromiso de Suiza.

Nuestros países también coinciden en áreas tales como la justicia transicional, la protección de los derechos políticos y la acción para prevenir los matrimonios forzados, entre muchos otros. Para potenciar más aún esta cooperación, el año pasado los dos Ministros de Relaciones Exteriores firmaron el acta constitutiva de un mecanismo de consultas políticas en temas de la agenda multilateral mundial.

Para finalizar reiteraré lo que el Presidente Julio Herrera y Obes en 1892 le dijo al primer Embajador helvético: “Uruguay profesa una alta admiración y afecto por la patria tradicional de la paz, el coraje, la libertad y el trabajo…”

Viva la República, Viva Uruguay, viva Suiza

He dicho

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí