Cerca de 260.000 uruguayos padecen consumo problemático de alcohol, informó el presidente Tabaré Vázquez, al presentar este lunes 4 en la Torre Ejecutiva un proyecto de ley para regular el comercio en la materia. Advirtió que, entre los adolescentes, el uso de esa sustancia se inicia a edades cada vez más tempranas, en torno a los 14 años, porque se trata de la droga con menor percepción de riesgo, lo cual es muy preocupante.

En el acto de presentación, al que asistió la comisión intersectorial, Vázquez recordó que, ni bien asumió su primera presidencia, en 2005, convocó a aquellos ciudadanos que estuvieran preocupados por el consumo problemático del alcohol para analizar el tema e intentar contribuir al trabajo parlamentario en la materia.

Dada la complejidad de la problemática, no se logró sancionar ningún proyecto de ley de los enviados, por lo cual, al asumir su segundo mandato, en 2015, decidió continuar con el trabajo y definir una normativa, “ya con las bases firmes y sólidas de la discusión que hubo en los dos períodos anteriores”, repasó.

En Uruguay, hay aproximadamente 260.000 personas con dependencia y uso problemático de bebidas alcohólicas, cuyo consumo aumentó en los últimos años, a la vez que disminuyó la edad de inicio, lo cual incrementa la posibilidad de desarrollar una dependencia severa de esta sustancia adictiva.

El uso problemático de alcohol es considerado un tema de salud pública, por su incidencia en la carga global de la enfermedad y la mortalidad, y porque su consumo afecta a toda la sociedad. “Genera más morbimortalidad que todas las drogas ilegales juntas, al afectar al sistema nervioso central, el cardiovascular y el gastrointestinal”, detalló Vázquez, médico de profesión. Los universos sociales más afectados son la juventud, las embarazadas y los conductores de vehículos.

Según la sexta encuesta nacional de hogares sobre consumo de drogas, de 2014, 7 de cada 10 jóvenes que habían consumido alcohol habían tenido al menos un episodio de intoxicación en los últimos 15 días. En el caso de las embarazadas, el alcohol puede alterar seriamente el desarrollo del feto y su viabilidad, inclusive causar el denominado “síndrome alcohólico fetal”.

Según los datos manejados por el mandatario, 9 de cada 10 personas entre 15 y 65 años, en Uruguay, probaron alcohol alguna vez en la vida y 7 de cada 10 lo consumieron en el último año, así como el 52,1 % de las personas declaró hacerlo de modo habitual. Además, los varones presentan mayor uso de esta sustancia que las mujeres en todas las franjas etarias.

Entre la población que actualmente tiene entre 50 y 65 años, los varones comenzaron a consumir alcohol en promedio a los 17 años, y las mujeres, a los 21, mientras que en la actualidad la edad de inicio bajó a los 14 años.

Por otra parte, Vázquez destacó que el alcohol es la droga con menor percepción de riesgo entre los jóvenes, porque piensan que su consumo ocasional no tiene riesgos o son leves. Durante la adolescencia se define el razonamiento y el comportamiento de las personas, las actitudes y los niveles de autonomía, que se acompañan de cambios neuroendócrinos, que se ven severamente afectados por el consumo de alcohol.

Vázquez recordó que la comisión intersectorial que trabajó durante todos estos años en el tema mantuvo muchas reuniones y estuvo integrada por varios legisladores “que contribuyeron muy positivamente a título personal”, así como por representantes de distintos sectores de la economía nacional, organizaciones privadas, estatales, de la academia y de la educación pública.

Fuente: presidencia

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí