Más de una tonelada de desechos en su mayoría producidos por la mano del hombre fue recogida durante la mañana del sábado 18 en las playas del departamento de Colonia que se sumaron este año a la 9ª Jornada Internacional de Limpieza de Costas, un evento que apunta a sensibilizar a la población acerca de la importancia del ecosistema costero.

El fuerte viento y el inclemente frío en la costa coloniense no pudieron quebrantar la férrea decisión de más de 260 voluntarios, con edades de entre 5 y 87 años, que se adhirieron al mayor evento mundial de limpieza de costas y se presentaron dispuestos a trabajar y a colaborar con vistas a aportar su presencia y esfuerzo en procura de lograr un ambiente más limpio.

Con afán las diversas brigadas llevaron a cabo la actividad, y así pudo verse a niños, padres, abuelos, familias, estudiantes, scouts, docentes, jubilados y hasta grupos religiosos que bolsa en mano recorrieron las playas recolectando y registrando en planillas los desechos acopiados.

La campaña, promovida por la Dirección Nacional de Medio Ambiente (DINAMA) del MVOTMA y organizada en nuestro departamento por la Intendencia de Colonia a través de la Dirección de Comunicación Ambiental conjuntamente con el Departamento de Higiene, el Municipio de Juan Lacaze, el Grupo de Educación Ambiental Panda y la Profesora Vanessa Lezardo, contó con el apoyo voluntario de representantes de instituciones públicas y privadas, y se desarrolló en trece playas de la costa sur del departamento.

 

Los detalles en Colonia

En menos de dos horas 265 voluntarios recolectaron 194 bolsas con un total de 1.050,500 kilogramos de todo tipo de residuos, destacando las botellas de plástico como el elemento omnipresente.

Finalizada la recolección y el planillado de lo recogido, se procedió a extraer de las fichas e introducir en la base de datos los resultados de la limpieza, con vistas a mejorar el conocimiento sobre esta problemática a nivel del todo el país, la región y el mundo.

Concretamente, en el departamento de Colonia los detalles fueron los siguientes:

Conchillas: Voluntarios: 17; Bolsas: 15; Kilos: 72; Distancia recorrida: 1.200 metros.

Colonia del Sacramento: Voluntarios: 102; Bolsas: 70; Kilos: 355; Distancia recorrida: 1.100 metros.

Santa Ana y El Ensueño: Voluntarios: 24; Bolsas: 13; Kilos: 43,700; Distancia recorrida: 2.400 metros.

Artilleros: Voluntarios: 15; Bolsas: 6; Kilos: 33,200; Distancia recorrida: 1.500 metros.

Juan Lacaze (Playas Verde y Charrúa): Voluntarios: 73; Bolsas: 55; Kilos: 258,600; Distancia recorrida (entre ambas playas): 1.400 metros.

Blancarena: Voluntarios: 4; Bolsas: 9; Kilos: 71; Distancia recorrida: 1.500 metros.

Britópolis: Voluntarios: 8; Bolsas: 6; Kilos: 24; Distancia recorrida: 700 metros.

Fomento (estimado): Voluntarios: 7; Bolsas: 7; Kilos: 28; Distancia recorrida: 500 metros.

Los Pinos: Voluntarios: 5; Bolsas: 3; Kilos: 15; Distancia recorrida: 400 metros.

Santa Regina: Voluntarios: 10; Bolsas: 20; Kilos: 150; Distancia recorrida: 1.000 metros.

 

En el país y a nivel global

A nivel nacional, más de 2.000 voluntarios participaron este año de la que fue la 9ª edición del Día Internacional de Limpieza de Costas.

La recolección a lo largo de toda la costa uruguaya, en las casi 50 playas donde se llevó a cabo la limpieza de este año, superó los 3.000 kilos de residuos, una cantidad importante que podría haber sido incluso superior, si no fuera por la poca faja costera que quedaba visible a lo largo de todo el país debido a la creciente provocada por el viento y la lluvia.

En Uruguay, la DINAMA asumió el rol de coordinar a nivel nacional esta actividad, con el apoyo de las intendencias costeras, municipios y organizaciones de la sociedad civil, en los departamentos de Canelones, Colonia, Maldonado,  Montevideo, Rocha y San José.

A nivel global, la convocatoria anual de la Jornada Internacional de Limpieza de Costas se realiza a impulsos de la ONG estadounidense Ocean Conservancy desde hace tres décadas,  con el objetivo de sensibilizar a la sociedad sobre el problema de la basura en el medio fluvial y marino, y evaluar la cantidad y tipo de residuos presentes en las playas de todo el mundo.

Moviliza a más de 600.000 voluntarios en todo el mundo. A lo largo de esas tres décadas, más de 9 millones de voluntarios han recogido cerca de 80 millones de kilogramos de residuos.

Más allá de posibilitar la limpieza de las playas, la iniciativa permite elaborar un registro sobre los distintos tipos de residuos hallados, que luego es utilizado para generar campañas que concienticen a la población.

 

Apuntando a las nuevas generaciones

Las playas, los ríos y los océanos son un patrimonio muy valioso desde el punto de vista de sus valores ambientales, con una alta diversidad biológica y tipos de ambientes marinos, además de ser fuente de recursos económicos para miles de personas, en base a la pesca, la acuicultura y el turismo.

Puede observarse a simple vista que los desechos, principalmente plásticos, inundan nuestras costas, y se encuentran en las playas, dunas, fondos marinos y flotando en el agua. La falta de sensibilidad ambiental de muchos usuarios que arrojan desperdicios al agua o la arena, la falta de un sistema efectivo de depuración de aguas residuales y la mala gestión de los cauces fluviales hacen que lleguen al medio marino, principalmente, miles de toneladas de plásticos. Este tipo de contaminación, además de un alto impacto visual negativo, provoca problemas gravísimos en la fauna marina, ya que al fragmentarse, se acumula en el sedimento en forma de micro-plásticos y es ingerido por invertebrados y peces, a los que por su toxicidad puede afectar.

Adrián Giraudo, del Grupo Panda Educación Ambiental, referente de esta actividad en Colonia del Sacramento desde 2009 junto a la Profesora Vanessa Lezardo, sostuvo que “la tarea realizada tiene como objetivo concientizar a la población, como indica el lema propuesto que la basura recolectada ‘No cae del cielo’ y sí es producto de una falta de Educación Ambiental propia de generaciones anteriores (por carencia o desconocimiento)”. Por eso, expresó “año a año nos encaminamos hacia un recambio generacional con mayor capacidad de establecer comportamientos respetuosos con el ambiente donde el hombre tiene una responsabilidad superlativa en dichos comportamientos”.

 

Un pequeño aporte

Por su parte, desde la Dirección de Comunicación Ambiental, Gabriel Gabbiani, al finalizar la que fue su última actividad al frente de la misma -ya que quedó desvinculado de la Intendencia el martes 21- sostuvo que “esta campaña brinda la oportunidad a los colonienses sensibilizados con la conservación de nuestras costas de participar de alguna manera en la solución que supone el problema de desechos en las playas, como una vía de formar conciencia respecto al cuidado del Medio Ambiente, ya que se trata de un problema de manejo integrado de residuos sólidos que involucra tanto a las autoridades como a la ciudadanía”.

“Esta jornada fue sólo una actividad más en la recuperación de costas, pero la intención es contribuir, con otros actores sociales, a formar conciencia plena y permanente respecto a las pequeñas cosas que podemos hacer para comenzar a revertir esta situación de contaminación de nuestras costas, por ejemplo, ser más sensibles a la hora de desechar los residuos y hacerlo en los recipientes dispuestos para ello”, subrayó.

“Si estamos en la playa basta poner todo lo que se va descartando en una bolsa y, al final de la jornada, arrojar ésta en los contenedores o en los tachos portaresiduos que estén más cerca. No arrojar cáscaras de frutas, envases o pañales en la arena son pequeñas acciones que suman, igual que utilizar menos bolsas u optar por envases familiares en lugar de individuales. Son cosas que parecen obvias, pero no todo el mundo las tiene asumidas, y en realidad, tenerlas en cuenta son de una enorme colaboración para mantener limpias nuestras costas”, indicó.

Finalmente, Gabbiani agradeció “la desinteresada labor de las tantas instituciones de enseñanza pública, instituciones sociales, grupos de voluntariados religiosos y comisiones barriales, que se acercaron a dar una mano para concretar esta jornada, y a los que ni el viento ni el frío detuvo. Un agradecimiento especial para Adrián Giraudo y Vanessa Lezardo, que desde hace años se han puesto al hombro esta tarea en la capital departamental y que fueron nuestros referentes en la zona cuando el año pasado impulsamos junto a ellos esta jornada. En 2018 queríamos trasladarla también a las playas de Carmelo y Nueva Palmira, pero alejados ya del cargo serán otras las personas encargadas de organizarla. Desde donde sea vamos a estar alentando y acompañando iniciativas de esta clase”.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí