Desde la década de 1960 el indicador de fecundidad adolescente permaneció rígido a cualquier tipo de política que buscara su descenso, tendencia que se revirtió hace dos años. El ministro de Salud Pública, Jorge Basso, destacó que la tasa descendió de 55 a 51 nacimientos por 1.000 mujeres adolescentes entre 2015 y 2016, baja que se acentuó en 2017, con valor de 41 por 1.000. Esto representa 1.235 casos menos el año pasado.
“La baja en la cantidad de embarazos de adolescentes demuestra que todas las políticas sanitarias y sociales inciden en este fenómeno que forma parte de los objetivos sanitarios”, enfatizó Basso en el coloquio “Tendencias recientes de la fecundidad, natalidad, mortalidad infantil en el Uruguay”, este viernes 16 en la sede ministerial. Se modificó una tendencia que venía desde la década de 1960, ya que el indicador de fecundidad adolescente permaneció rígido hasta hace dos años.

La cantidad de nacimientos correspondientes a mujeres de entre 15 y 19 años de edad descendió en 1.235 casos en 2017, valor que se suma al descenso de casi 800 ocurrido en 2016. La cartera informó que el aporte que realiza la baja de los nacimientos en madres adolescentes representa más del 30 % del descenso del total de los nacimientos.

La tasa específica de fecundidad de adolescentes bajó de 55 a 51 nacimientos por 1.000 mujeres adolescentes entre 2015 y 2016, descenso que se acentuó en 2017, con 41 por 1.000 mujeres adolescentes.

En 2017 se registraron 98 nacimientos en niñas de 14 y menos años de edad, cifra que descendió más del 20 % respecto al año anterior, pero que continúa preocupando a las autoridades.

El ministro destacó que el sistema de información de Uruguay permite acceder a datos rápidamente en el marco del Gobierno Digital. “A pocas semanas de finalizar un año, ya se cuenta con la información de calidad de manera transparente y confiable para ser analizada”, subrayó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí