Con motivo de celebrarse el 26 de mayo el Día del Libro y los 124 años de la Declaratoria de Pueblo de Nueva Helvecia, la Biblioteca Popular “Dámaso A. Larrañaga” con el apoyo de la Comisión de Cultura del Municipio de Nueva Helvecia y el Semanario HELVECIA, organizó una Muestra y homenaje al escritor Marcelino C. Pérez, nacido en Colonia Española, con una estrecha relación con Nueva Helvecia, a la que venía frecuentemente, donde tenía, en HELVECIA, siempre, el espacio para publicar sus poemas.
En un acto muy emotivo y cálido, estuvo especialmente invitada la Maestra Dora Allío, quien, con sus brillantes 85 años recordó al autor y su obra, insistiendo en que “era de Colonia Española”, si bien reconoció su estrecha relación con Nueva Helvecia y el reconocimiento que tuvo en Montevideo y en Buenos Aires.
Dante Nieves, emparentado familiarmente con Marcelino, muy emocionado por momentos, tuvo cálidos recuerdos para el escritor e hizo entrega a la Biblioteca DAL de valioso material , entre el cual exhibió un ejemplar del Cincuentenario de HELVECIA -que dijo mantendrá en su poder mientras viva y luego sí, quedará en la Biblioteca- en el que se publicó una página entera en memoria del escritor fallecido en 1956.
Pero el acto tuvo también un momento muy conmovedor, cuando fue invitado a hablar el señor Ermin José Caraballo, nacido en Colonia Española y fue “alumno literario” de Marcelino Pérez.
Caraballo, desde niño, tuvo inclinación por la poesía.
El sábado, Miguel Cabrera Arriaga leyó un trabajo de Caraballo, quien escuchó la lectura conmovido hasta el llanto.
Luego desgranó recuerdos y anécdotas de Pérez, señalando la excelencia del escritor, al que no duda en ubicar en el escalón más alto entre los poetas uruguayos.
En 1968, la Junta Departamental de Colonia aprobó la designación de una calle de Nueva Helvecia, con el nombre de Marcelino C. Pérez.
La iniciativa fue del entonces Edil Departamental y Director de HELVECIA, además de amigo de Pérez, Don Arturo Stutz quien, en la Exposición de Motivos, decía:
“El nombre del vate Marcelino C. Pérez es ampliamente conocido en los círculos intelectuales del país, por su producción poética y por los dones que exornaron su persona.
Poeta por vocación, supo dar a sus versos sentimiento y alma regional, constituyéndose en el intérprete indiscutido de un sentir popular que se expresaba en la sublimidad de entonaciones que repercutieron con indiscutible amplitud.
Su vida fue un reguero de sacrificios, habiendo sabido sobreponerse a las adversidades en las grupas de un espíritu abierto a la belleza y a la diafanidad de un sentir superior.
Hombre modesto, jamás reclamó nada para sí, estando atento siempre a toda obra de progreso y bien general, mostrando un acendrado amor al terruño, el que le vio dispuesto a elevarlo desde la fecundidad de su producción poética, la cual ha quedado eternizada en textos de reconocido valor literario.
Justo será que su nombre, popularizado por resonancia propia, pase a quedar estampado en la nomenclatura de Nueva Helvecia, ciudad a la que estuvo ligado por bien ganados afectos”
En fin, una excelente iniciativa de la Biblioteca DAL el homenaje a Marcelino C. Pérez, que motivó, como decíamos más arriba, un cálido y emotivo momento para las numerosas personas que asistieron.

(Más detalles en la edición papel de HELVECIA del 8 de junio).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí