Este sábado 15 de setiembre se cumplen 50 años del fallecimiento de José Kentenich,  sacerdote alemán que fundó en su país la Comunidad de Hermanas de María que, con el paso del tiempo, fueron enviadas a varios países, siendo la colonia suiza Nueva Helvecia unos de esos lugares donde se asentaron.

La presencia del Colegio MTA ha marcado una impronta muy valiosa en su población y no solamente por la esmerada educación que se ha impartido, sino porque en su tarea se incluye al núcleo familiar, integrándolo al quehacer de su tarea educativa.
También ha sido el Colegio la base educativa para que algunos de sus alumnos siguieran el camino del sacerdocio.
Al principio, se instalaron las primeras Hermanas, en el año 1937 con su obra irradiada desde ese lugar a todos rincones de la comarca, estoy seguro de que permanece en el recuerdo de la población y su gente.

PADRE JOSÉ KENTENICH (1888-1968) FUNDADOR DEL MOVIMIENTO DE SCHOENSTATT.
La niñez del Padre Kentenich no fue una infancia carente de dificultades y sufrimientos en su Alemania natal; cuando sólo contaba con nueve años su madre debió entregarlo a un orfanato, en Oberhausen.
El pequeño José había estado rodeado en sus primeros años de vida por el amor de su madre, Catalina, y de sus abuelos maternos. De ellos había recibido un amor sencillo y entrañable a la Virgen María.
En 1904 ingresa al noviciado de los Padres Palotinos. El 8 de julio de 1910 es ordenado sacerdote, en Limburgo. Ejerció el profesorado de latín y de alemán en el Valle de Schoenstatt, cerca de Vallendar; en 1912 es nombrado director espiritual, un cargo que rápidamente dio resultados fecundos

Fue el año 1914, de triste recuerdo para la Humanidad, ya que el 1º de agosto estalló la primera guerra mundial, pero la otra cara positiva de la moneda es que también fue cuando se plasmó el proceso fundacional del Santuario por la Alianza de Amor, el 18 de octubre de 1914, ya que esa fecha fue marcada por lo que el Padre Kentenich llamó más tarde el primer hito de la historia de Schoenstatt.

La historia europea se sacudió en 1917 con el estallido de la revolución rusa y en 1933 con Hitler y su asunción al poder en Alemania.
La Casa de Estudios de Schoenstatt fue requisada por el nazismo, ya que las instituciones religiosas fueron prohibidas, por lo que los miembros de la congregación debieron pasar a la clandestinidad.
El 20 de setiembre de 1941 el Padre Kentenich se presentó en el cuartel de la policía secreta nazi, Gestapo, a requerimiento de la misma, de ahí fue trasladado a la cárcel de Coblenza para luego ser llevado al campo de concentración de Dachau, donde permaneció hasta el 6 de abril de 1945.
El 20 de mayo de ese año el padre Kentenich regresó a Schoenstatt.
En 1947 comienza a realizar sus viajes a países de ultramar con el deseo de visitar aquellos lugares de América y África donde habían echado raíces las fundaciones de las Hermanas de María.
Por disposición de la Iglesia fue separado de su Obra. Camino al destierro pronunció un sentido mensaje en Florencio Varela, propio de un hombre poseído por una extraordinaria conciencia de misión sobrenatural, profundamente arraigado en Dios, con una inmensa paz e inconmovible en su confianza.
El 20 de octubre de 1965 el papa Paulo VI modifica esa decisión y dispone la libertad del Padre Kentenich, devolviéndole todos sus derechos eclesiásticos. Un día antes de la Navidad de 1965 regresa a Schoenstatt.
A esta altura de su vida, ya tenía 80 años de edad.

EL SANTUARIO DE SCHOENSTATT
El movimiento mariano surgido en 1914 en Alemania, tuvo su presencia física inicial en una modesta capilla que estaba abandonada como tal, utilizándose para depósitos de materiales y que anteriormente había sido dedicada a San Miguel; esa construcción había formado parte de un monasterio de la Edad Media.

“Schoenstatt no es un Movimiento que tiene un Santuario, sino un Santuario que tiene un Movimiento” que se originó por una Alianza de Amor con la Virgen María y los jóvenes asesorados por el P. Kentenich. Esa capilla fue puesta a su disposición y los alumnos tomaron en sus manos la restauración, trabajo al que se abocaron durante sus vacaciones de verano, es decir en los meses de julio y setiembre del hemisferio norte.

La fecha de fundación del Movimiento es el 18 de octubre de 1914 y la primera réplica del Santuario fue inaugurada en Nueva Helvecia también un 18 de octubre en 1943.
El Padre José Kentenich partió de este mundo el 15 de setiembre de 1968, dejando concluida su fundación, al servicio de la Iglesia y del mundo.

Nota. Mater Ter Admirabilis, es la expresión en latín de la advocación Madre Tres Veces Admirable, encontrándose casos en que se le agrega al final, de Schoenstatt como para identificar su ubicación geográfica, que se sitúa en el extremo oriental de la ciudad de Vallendar, en Westerwald, Alemania. A su vez, “Schoenstatt” se traduce como “lugar hermoso”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí