El hambre en el mundo continúa en aumento, alcanzando los 821 millones en 2017 -una de cada nueve personas-, a la vez que se observan progresos limitados en la lucha contra otras formas de malnutrición, según El Estado de la Seguridad Alimentaria y la Nutrición.

En la región, Bolivia lidera el índice de subalimentación con un porcentaje del 19,8% de su población, seguido por Nicaragua (16,2%) y Guatemala (15,8%).
En estos tres países se observan varios elementos comunes: “Tienen una gran cantidad de población rural e indígena, son muy vulnerables a los efectos climáticos y tienen dificultades para acceder a servicios públicos básicos necesarios para la seguridad alimentaria”, dijo Ricardo Rapallo, oficial de Seguridad Alimentaria de la FAO para la región.

En el caso de Bolivia, el experto dice que es importante analizar cómo ha cambiado la situación alimentaria en los últimos años. “Bolivia tiene una subalimentación alta, pero es el país que más ha disminuido en los últimos 20 años”. Y en la última década, el hambre en este país disminuyó de un 30,3% a un 19,8%.

Porcentaje de población subalimentada
Países de América Latina
(cuya lengua oficial es el español o el portugués)

Bolivia 19,8
Nicaragua 16,2
Guatemala 15,8
Honduras 15,3
Venezuela 11,7
Paraguay 11,2
República
Dominicana 10,4
El Salvador 10,3
Panamá 9,2
Perú 8,8
Ecuador 7,8
Colombia 6,5
Costa Rica 4,4
México 3,8
Chile 3,3
Uruguay 2,5
Brasil 2,5
Cuba 2,5

Fuente: FAO
(*Belice y Jamaica, países que tienen el inglés como idioma oficial, fueron los otros países de América Latina y el Caribe junto a Venezuela donde también aumentó el hambre en la última década, según el estudio).

Según se observa en el informe, Uruguay está bien posicionado respecto al resto de los países de América, ubicándose la par de Brasil y Cuba (2,5%), y por encima de Chile con un 3,3% de su población subalimentada. .

Según los datos aportados por la FAO, a nivel general, en América Latina y el Caribe el hambre ha crecido por tercer año consecutivo.
Comparando 2017 con 2016, el número de personas subalimentadas en la región aumentó en 400.000 personas subalimentadas y actualmente la cifra total es de más de 39 millones.
Sin embargo, Latinoamérica tiene un nivel de desnutrición aguda infantil del 1,3 % de su población, lo que equivale a 700.000 niños menores de cinco años, y que está muy por debajo del promedio global.
Y el retraso en el crecimiento de los niños (desnutrición crónica) también se ha reducido, cayendo desde el 11,4 % en 2012 al 9,6 % en 2017.
Estos son, al menos, dos resultados positivos dentro de un escenario regional más desalentador.

Fuente: BBC News / FAO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí