La tercera edición del concurso de eficiencia energética en UTU y Educación Secundaria premió a siete centros públicos del interior de Uruguay y otros tantos de Montevideo con 1,3 millones de pesos para desarrollar los proyectos propuestos. “Siempre son muy buenos y están muy bien presentados”, destacó la ministra de Industria, Carolina Cosse, respecto de esta iniciativa de la que han participado 90 entidades desde su inicio.

El reconocimiento a los ganadores en la edición de este año del concurso de eficiencia energética fue realizado en el liceo n.° 1, Instituto Dr. Alfonso Espínola, de San José. Participaron la ministra Cosse y las directoras Ana Olivera, del Consejo de Educación Secundaria (CES), y Nilsa Pérez, del Consejo de Educación Técnico Profesional-Universidad del Trabajo del Uruguay (CETP-UTU).

Cosse recordó, en el acto realizado este miércoles 14, que este año la cartera destinó 1,3 millones de pesos en total, que se distribuirán entre los ganadores para la implementación de las acciones propuestas, y resaltó la participación de los profesores en ese sentido. Los proyectos incorporan aspectos culturales, apuestan a la eficiencia energética y reciben un seguimiento posterior, dijo.

“Siempre son muy buenos proyectos y cabe destacar que están muy bien presentados, contienen el estado de situación actual, los cambios que proponen y qué esperan conseguir, lo cual no es un aspecto menor “, agregó.

En las tres ediciones del premio, han participado más de 90 centros de todo Uruguay y se han destinado unos tres millones de pesos para la implementación de las medidas de eficiencia energética propuestas. Según lo manifestado por las instituciones involucradas, la aplicación de estas medidas significó entre un 20 % y un 30 % de ahorro en las facturas eléctricas.

Los objetivos del concurso son sensibilizar en el uso responsable de los recursos, promover la incorporación de medidas de eficiencia energética en los centros educativos y generar referentes (profesores y estudiantes) que promuevan esa conducta a todo el centro y la comunidad.

Asimismo, en la realización de los proyectos, los centros deben contemplar las siguientes etapas y pautas de trabajo: realizar un diagnóstico energético en el centro de estudio que involucre a alumnos y profesores, analizar los datos recabados y definir el plan de acción, ejecutar las acciones y evaluar los resultados.

Además, se valoran aspectos vinculados con el registro del proceso, la difusión a la comunidad y entorno cercano, así como la intervención de diferentes miradas y disciplinas para abordar el tema. En el proceso de evaluación participaron representantes del CES y de la UTU.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí