El sembrado está listo, las máquinas con su carga centenaria esperando los atados del producto de la tierra para llenar bolsas de granos.
Personas de todas las edades se arriman a ver cómo la segadora realiza su noble tarea, cortar el trigo o cebada, formando atados para luego transportar junto a la trilladora para que después se pueda separar la paja de la semilla.

Emociones, recuerdos, anécdotas, reencuentros, nuevas experiencias dominaron la fiesta de la trilla de Pro Acervo Histórico de Colonia Valdense. La misma contó con un muy buen marco de público y un día espectacular, que superaron las expectativas de los organizadores.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí