Uruguay se ubicó en el puesto 23.° en el índice de percepción de la corrupción (IPC) que anualmente elabora la organización Transparencia Internacional (TI), con 70 puntos sobre 100 posibles. En el continente americano, nuestro país se coloca en el tercer lugar, superado únicamente por Estados Unidos y Canadá.

El índice clasifica a 180 países y territorios según el nivel percibido de corrupción en el sector público, en base a expertos y empresarios. Utiliza una escala de 0 a 100, en la que 0 equivale a altamente corrupto y 100 a muy transparente. Más de dos tercios de los países puntúan por debajo de 50 en el IPC de este año, con un puntaje promedio de 43.

Dinamarca, con 88 puntos, y Nueva Zelanda, con 87, encabezan la lista. Al final de la tabla, Somalia, Siria y Sudán del Sur cuentan con puntuaciones de 10, 13 y 13, respectivamente.

Según el informe publicado este martes 29, solo 20 países mejoraron significativamente sus puntajes en los últimos siete años, incluidos Argentina, Senegal, Guyana y Costa de Marfil. En tanto, 16 naciones disminuyeron significativamente sus puntuaciones, entre ellos, Australia, Chile, Malta, Hungría y Turquía.

Transparencia Internacional subraya que América Latina y el Caribe “continúan sin lograr ningún avance serio contra la corrupción”, con un puntaje promedio de 44 por tres años consecutivos. En comparación con otras regiones, ambas zonas son similares a la de Asia que se ubica sobre las costas del océano Pacífico (44 puntos en promedio), pero detrás de Europa Occidental y la Unión Europea (66 puntos en promedio).

CORRUPCIÓN Y CRISIS DE LA DEMOCRACIA.
La cantidad de países con bajo desempeño en la región de las Américas no debería ser una sorpresa, dados los desafíos a los sistemas democráticos y la disminución de los derechos políticos en América del Norte, del Sur y Central por parte de líderes populistas y autoritarios.

Desde el presidente Trump (EE. UU.) Y el presidente Bolsonaro (Brasil) hasta el presidente Jimmy Morales (Guatemala) y el presidente Maduro (Venezuela), la región de las Américas está experimentando un aumento en algunos líderes y estilos de liderazgo que favorecen algunas de las siguientes tácticas:

– un socavamiento de los medios de comunicación libres e independientes, especialmente cuando la cobertura desafía los mensajes de los líderes
– Un silenciamiento y control de la sociedad civil y organizaciones internacionales.
– un aumento en la supresión de los votantes y la privación de derechos
– un aumento en el lenguaje anti-inmigrante, anti-LGBT, anti-indígena y racista
– un aumento en las promesas públicas para enfoques simplistas y de “mano fuerte” para resolver problemas sociales profundos y complejos, incluida la corrupción
– una interferencia o uso contundente de las instituciones nacionales para debilitar el sistema de controles y equilibrios y aumentar el poder ejecutivo
– Un aumento de los conflictos de intereses e influencia privada.

Canadá siempre tiene el mejor desempeño en el índice de percepción de la corrupción (IPC), con una puntuación de 81 sobre 100 este año. “Estados Unidos está cerca de Uruguay en América del Sur”, indica el documento.

En la parte inferior de la tabla, Venezuela se mantiene estancada, seguida de Haití (20) y Nicaragua (25), “para completar los peores resultados de la región”, explica el comunicado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí