El pueblo venezolano lleva más de 70 horas sin luz tras el “sabotaje contra sus fuentes de energía eléctrica”, según las palabras del presidente venezolano Nicolás Maduro; el jueves 7 de marzo, “se atacó por primera vez el cerebro de la planta de El Guri” que abastece casi la totalidad del país de energía eléctrica, dejando a millones de personas sin servicio eléctrico, agua, internet y con servicios telefónicos intermitentes, con suspensión de clases y las actividades laborales. Este es el peor apagón en la historia de Venezuela.

“Voy a solicitar a la Asamblea Nacional decretar estado de alarma nacional. Esta catástrofe hay que resolverla. Y usted que está en los estados tiene derecho a protestar, salir a las calles y exigir sus derechos”, informó el autoproclamado presidente Juan Guaidó.
Maduro, por su parte, dijo que el Sistema Eléctrico Nacional ha sido objeto de sabotaje y de múltiples ataques cibernéticos, acusando a Estados Unidos de dirigir la guerra eléctrica contra Venezuela, que ocasionaron su caída y han impedido los intentos de reconexión nacional. “Sin embargo, hacemos grandes esfuerzos para, en las próximas horas, restaurar el suministro de forma estable y definitiva”.

Al menos 15 personas mueren debido a que los hospitales no pueden brindar tratamiento de diálisis, mientras que las redes de telecomunicaciones fallan y la venta de productos básicos se deteriora, lo que pone en riesgo el suministro de alimentos, informa The Wall Street Journal.

¿Podría el corte de energía de Venezuela realmente ser un ataque cibernético?
La revista Forbes publica en su edición digital de hoy “Si bien la realidad es que el apagón de Venezuela probablemente se debió a una falta de fondos crónica de su infraestructura eléctrica y al mantenimiento diferido, la idea de un estado de nación extranjera que manipula la red eléctrica de un adversario para forzar una transición gubernamental es muy real”, dejando abierta la posibilidad de un sabotaje. “Este tipo de “ataques cibernéticos” en el que los gobiernos recurrirían cada vez más a este tipo de opciones por su cuenta o como parte de una guerra híbrida para debilitar a un adversario antes de la invasión convencional o para efectuar una transición forzosa y negativamente en un gobierno extranjero”.
En el caso de Venezuela, la idea de que un gobierno como los Estados Unidos interfiera de forma remota en su red eléctrica es en realidad bastante realista. Las operaciones cibernéticas remotas rara vez requieren una presencia en tierra significativa, lo que las convierte en la operación ideal de influencia denegable.

Estos cortes de energía se suceden en un momento crucial y “conveniente” que podrían agilizar una posible intervención armada de Estados Unidos en el vecino país; donde diferentes actores internacionales hablan de “excusa perfecta”, como sucedió en el Chile de Salvador Allende el 13 de Agosto de 1973 y que fuera publicado también en New York Times de aquellos años.https://www.nytimes.com/1973/08/14/archives/blackout-interrupts-address-by-allende.html

Desmentido
El New York Times publicó en las últimas horas un video en el cual se muestran a simpatizantes del “autoproclamado” Juan Guaidó arrojando cócteles molotov contra la policía venezolana, en el cual uno de ellos incendia un camión con ayuda humanitaria, dicha información del importante medio estadounidense desmienten los dichos de Guaidó, del gobierno de Estados Unidos como también de diferentes medios internacionales, donde se daba cuenta de que el convoy humanitario había sido incendidado por las fuerzas militares venezolanas hace un mes atrás en el puente fronterizo internacional Simón Bolivar, comenzando así a incrementarse las presiones sobre el gobierno de Nicolás Maduro.

En base a New York Times y Kalev Leetaru -Revista Forbes-

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí