La situación de Daniel Bianchi en el Senado está más que comprometida: los partidos acordaron ayer suspender transitoriamente del cargo aceptando el pedido de la justicia de Maldonado que lo investiga por un accidente que protagonizara con su automóvil conduciendo en estado de ebriedad en enero pasado.
El martes 2 de abril, el plenario del Senado se reunirá para tratar su situación en el cuerpo y se puede anticipar que será suspendido del ejercicio de su función hasta que se dilucide su situación procesal en aplicación del artículo 114 de la Constitución, informó a El País el senador del Movimiento de Participación Popular (MPP) Charles Carrera.
“Ningún senador o representante, desde el día de su elección hasta el de su cese, podrá ser acusado criminalmente, ni aun por delitos comunes que no sean de los detallados en el artículo 93, sino ante su respectiva Cámara, la cual, por 2/3 de votos del total de sus componentes, resolverá si hay lugar a la formación de causa, y, en caso afirmativo, lo declarará suspendido en sus funciones y quedará a disposición del Tribunal competente”, señala el artículo en que se basarán los senadores para declararlo suspendido.
Bianchi no tiene hoy defensa en el Senado, desde que fuera expulsado del Partido de la Gente por este episodio, según la decisión tomada por el conductor de esa fuerza política Edgardo Novick.
Bianchi, arrepentido: escribió carta pública y pidió disculpas por su “imprudencia”
Bianchi dijo que ser expulsado del Partido de la Gente fue “demasiada” sanción.
Ayer se reunió la comisión de Constitución y Legislación del Senado donde sus miembros adoptaron la decisión de promover la suspensión del legislador.
Luego de conocer la decisión del partido el senador Bianchi declaró que esa sanción fue” demasiado” para lo que había hecho ya que durante ese episodio no hubo “personas heridas”.
“Tampoco tenía una cantidad de alcohol muy importante”, agregó Bianchi. Luego de embestir contra varios vehículos en Punta del Este, la espirometría arrojó un resultado de 1,3 gramos de alcohol en sangre.

Sin partido
Bianchi ocupa hoy una banca en el Senado que asumió tras el fallecimiento de la titular de la misma, la colorada Martha Montaner, en 2016. Días después de hacerlo, se pasó al Partido de Novick con banca y todo. Él había sido electo en 2015 diputado por Colonia por Propuesta Batllista (Proba), de José Amorín. Rápidamente pasó a Vamos Uruguay, con Pedro Bordaberry, y cuando se desbandó ese sector colorado, se fue al Partido de la Gente. Entonces dejó Colonia y se fue a vivir a Maldonado, dejando de representar siquiera a sus electores colonienses.
Es decir que fue electo por un partido que abandonó, y del nuevo, lo echaron. Es un récord en el Parlamento uruguayo: en tres años pasó por dos partidos y hoy no representa a ninguno.
Estas cosas suceden por las peleas políticas y el cambio de sector, e incluso de partido, en medio de una Legislatura.
El reglamento de las Cámaras no tienen ningún mecanismo previsto para hacer valer la titularidad de las bancas. Por eso, algún proyecto de ley del Frente Amplio para determinar si los escaños pertenecen al legislador o al sector político, presentado por el caso del exdiputado frenteamplista Gonzalo Mujica, descansa en cajones sin mucho interés de todos los partidos por discutirlo.
Más que en el Partido de la Gente, donde no había echado raíces muy profundas -era “como un pino crecido en la arena”, comentó un dirigente de Novick.
Bianchi molesta en el Partido Colorado, donde hay gente que le quiere pasar factura. Aunque desde el punto de vista legal nadie puede hacer nada.

(Fuente: El País)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí