“Lo que nos falta es cortar las cuerdas con las que nos tienen las manos atadas los sindicatos de la educación”, dijo Ernesto Talvi, quien advirtió que si no se transforma la educación, Uruguay se va a “vaciar de la gente más capacitada”. El precandidato colorado a la Presidencia por el sector Ciudadanos presentó el lunes 17 de junio en la Casa de su partido las propuestas sobre el buque insignia de su campaña: la educación.

Esto se dio en el marco de la quinta edición de Propuestas para un Mejor Futuro, el ciclo de presentación de su programa de gobierno, llamado Un Pequeño País Modelo. El encuentro contó con un panel de expertos independientes formado por Adriana Aristimuño, Fabrizzio Patritti, Jimena Folle, Renato Opertti y Juan José Villanueva, quienes fueron invitados a analizar las propuestas de Ciudadanos, moderados y entrevistados por el periodista Gabriel Pereyra. En dicha instancia, Talvi afirmó que “el problema de la educación arranca por la cabeza. Por el gobierno de la educación. La gobiernan los sindicatos”.

“El gobierno de la ANEP está integrado por un Consejo Directivo Central (CODICEN) y 4 consejos desconcentrados: Primaria, Secundaria, UTU, Formación Docente. Con 5 representantes en el Codicen, 5 formación docente y tres en los otros tres consejos hay un total de 19 personas en la cúpula del gobierno de la educación”, explicó. Y agregó que “de acuerdo a la ley 18 437 de 2008, para ser representante, se requiere tener al menos 10 años de experiencia en educación pública. Con este criterio de selección José Pedro Varela no podría haber integrado el CODICEN”. Respecto a los 19 integrantes de “la cúpula de la educación, Talvi dijo que, “18 son militantes sindicales o están afiliados al sindicato” y concluyó que “está todo cocinado adentro de la gran olla sindical. Se lo cocinaron ellos y se lo comen ellos. Este es un sistema perfeccionado para que los representantes más puros de la corporación sindical sean los que lleguen a esos lugares”.

En este sentido, el precandidato observó que “el gobierno del FA ha transferido el gobierno de la educación a los sindicatos, a personas cuya actividad profesional es o ha sido ser dirigente sindical.

Le ha dado el gobierno de la educación a los guardianes del status quo”.  Y concluyó: “Para que no cambie nada, que no cambie nada”.

Este sistema educativo resulta en que “solo 40 de 100 chiquilines terminan el liceo” y que  “según pruebas de Ciencia, Matemática y Lectoescritura, la mitad de los que siguen en la educación no reúnen las destrezas mínimas para insertarse con posibilidades en la sociedad del conocimiento”. Además, “la mitad de los chiquilines que nacen en Uruguay, nacen en los cinturones de pobreza que rodean las ciudades, pueblos y localidades del país y solo 19 de 100 terminan el liceo”.

Talvi denunció las desigualdades que genera este sistema al notar que “en las instituciones educativas a las que concurre el 20% de la sociedad de mayores ingresos, adonde van las élites, los estudiantes aprenden como si fueran criados en París” mientras que “otros tan uruguayos como ellos (…) aprenden como si hubieran sido educados en Túnez”.

En este sentido, Talvi dijo que el problema del fracaso educativo no tiene que ver con el dinero: “El problema no es el presupuesto sino como se usa. Hemos multiplicado por más de dos el presupuesto de la educación en los últimos 14 años y los resultados están a la vista. Es como ponerle nafta a un coche con la batería fundida. No anda”, dijo. El colorado notó un fracaso del sistema que “solo está produciendo élites”. Y advirtió: “Nos vamos a vaciar de la gente más capacitada. Va a haber otro país también llamado Uruguay”.

 Una Reforma Vareliana del siglo XXI

El precandidato colorado planteó una cambio integral de la Educación al que llama “Reforma Vareliana del siglo XXI” y que se basa en una Ley de Educación que permita poner a los más capaces y preparados a gobernar y cambiar el sistema. “Vamos a elegir a los directores de los consejos con criterios diametralmente contrarios a los que rigen hoy. Germán Rama no puede ser el único uruguayo con esas competencias”, dijo Talvi.

En este sentido, el precandidato dijo que quiere a los más capacitados pues “el Uruguay educado no fue desde lo más mínimo construido desde los sindicatos, fue construido desde la cultura, desde la política, desde la capacidad profesional. Uruguay que hace 20 años está protestando por la educación, no le faltan ni políticos, ni intelectuales, ni técnicos para reformarla. Por eso existe Eduy21. Eso no nos falta. Lo que falta es voluntad política. Lo que nos falta es cortar las cuerdas con las que nos tienen las manos atadas los sindicatos de la educación”.

Talvi afirmó que llevará a cabo una “transformación educativa con los docentes” y llamó a no confundir al sindicalista con un docente. “Menos de la mitad de los docentes están afiliados a un sindicato. La enorme minoría adhiere a las huelgas cada vez que el sindicato las convoca”, dijo. Según explicó, esa transformación va a “jerarquizar y valorizar la carrera y la profesión docente de los que están y de los que van a venir” y pondrá “a los chiquilines en el centro” de la preocupación.

Así, Talvi afirmó que va por un cambio en la forma en que se organizan y funcionan los centros educativos, un cambio en los programas curriculares y métodos pedagógicos, un cambio en la evaluación de la gestión del sistema y de la calidad de los aprendizajes, un cambio en la carrera de la formación docente y en las políticas de atención a la primera infancia. Además, el precandidato volvió a comprometerse en crear 136 liceos públicos modelo en todos los barrios vulnerables del país. “Vamos a crear una red de 136 liceos públicos modelo para devolverle el futuro a 80.000 chiquilines que hoy condenamos a las changas, a la informalidad a la dependencia de los planes sociales del Mides, al delito y a la droga. 80 mil chiquilines que viven en los cinturones de pobreza que rodean a todas las ciudades y donde solo 19 de 100 terminan el liceo. Los 136 liceos públicos modelo van a ubicarse en esos barrios más desfavorecidos para poder revertir esa injusticia”, dijo.

En el cierre de su discurso, Talvi expresó que se trabajará una “Educación Pública que vuelva a ser orgullo del país”, “que sea la gran igualadora de oportunidades, la gran constructora convivencia, de comunidad, de ciudadanía. Una Educación Pública que sea el cimiento de un pequeño país modelo”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí