INAU: UNA INSTITUCIÓN ABIERTA

En el departamento de Colonia INAU atiende 3048 NNA, en 43 diferentes proyectos ya sea en centros oficiales o por convenio.

Existen distintos programas, de los cuales la internación es la última decisión que se elige tomar. Previo a ello, se trabaja con el núcleo familiar y con los lazos afectivos que pudieran sostener a los NNA (Niños, Niñas y Adolescentes) con sus Derechos garantizados, primando siempre el interés superior del niño.

Actualmente, el Centro de Protección 24 horas de la ciudad de Colonia funciona como un Hogar de Puerta de Ingreso, es decir que recibe Niños, Niñas y Adolescentes de 0 a 18 años, en situación de vulnerabilidad, con distintas patologías y/o problemáticas de consumo.

El protocolo de ingreso prevee como primera instancia una entrevista diagnóstica con el equipo técnico, luego de lo cual se establecen las estrategias de atención necesarias. Se intenta reconstruir la historia del NNA, procurando establecer contacto con lazos familiares pasible de ser trabajados para lograr el reintegro a su familia. Cuando los NNA presentan patologías ya sea en salud mental o en consumo problemático de sustancias, se realiza la derivación pertinente a Centros de Atención Especializados.

Dentro de los NNA que ingresan al sistema INAU, los adolescentes son quienes presentan mayores dificultades, ya sea por la etapa evolutiva en la que se encuentran o por que a lo largo de su vida han acumulado desencuentros afectivos y privaciones. Frente a estas situaciones las estrategias de intervención incluyen, tratamientos psicológicos y psiquiátricos, internación para desintoxicación y clínicas de rehabilitación.

Esta problemática concreta, se aborda de la misma forma que lo haría cualquier familia que tiene un hijo con la misma conflictiva.

Tanto para los adolescentes que se encuentran en la órbita de INAU, como los que permanecen en el seno familiar, los procesos son los mismos y presentan idénticas características.

En la mayoría de los casos, las situaciones de ingreso se dan también porque las propias familias lo solicitan debido a que consideran que han agotado todas las estrategias. Por lo tanto cuando ingresan han hecho un largo recorrido por diferentes alternativas de rehabilitación y generalmente, existe un gran deterioro físico y psíquico, conductas anti sociales, trastornos de sueño, alimentación y deserción educativa, lo que hace que se refuerce el círculo vicioso del ocio y el consumo.

La problemática de estos adolescentes es pluricausal, no surge como un fenómeno endógeno de la institución, sino como consecuencia de las roturas del tejido social y humano, por lo pronto no existe un fenómeno mágico que transforme por el solo hecho de atravesar la puerta de INAU, todos los infortunios en razones para aferrarse a la vida y volver a creer en sí mismos.

La Presidenta de INAU Lic. Marisa Lindner, en ocasión del libro “Lo insoportable de las instituciones” de la Lic. Ps Carmen Rodríguez, nos transmite la siguiente reflexión acerca de la institución que representa: “una institución concebida hacia los márgenes de la sociedad, para dar respuesta a lo que la sociedad no tolera y rechaza, donde llegan los NNA después de largos periplos de rechazos de su familias y de las otras instituciones que no pudieron o no quisieron, sostenerlos, soportarlos, hacerse cargo… y solo se la conoce (a la institución) por lo que no hace o hace mal”.

Frente a las denuncias que se han realizado debemos decir que algunas de esas situaciones son realmente ciertas, pero debemos también decir que las mismas representan un porcentaje menor al 1 por ciento de la población atendida en el departamento. Y debemos dar cuenta también que estas situaciones altamente complejas son atendidas destinando mayores recursos económicos y humanos a comparación de otras, aunque los resultados lleven más tiempo y los procesos sean lentos.

Así como tenemos situaciones que se engendran en la misma sociedad que luego los rechaza, así como son más visibles los gurises que no han podido aún reinventarse y proyectarse en un futuro menos incierto y más promisorio, también tenemos historias de re encuentro, de reinserción, de capacitación, de inserción laboral, de logros universitarios, de nuevas familias que se han formado y padres que se responsabilizan de sus hijos, aún cuando nunca antes conocieron el amor de una familia.

Esos adolescentes a los que ya no les queda lugar para más dolor, los que sienten que no hay más que perder, esos adolescentes no necesitan la desaprobación del que lo tiene todo, cuando el todo no es material, cuando el todo es una simple

mirada en los primeros días de vida, una mano a la que aferrarse, alguien que piense en su futuro desde que nacen y los acompañe firme en cada paso. Esos adolescentes necesitan que la sociedad crea en ellos, en sus posibilidades y les brinde oportunidades.

Este documento fue redactado por la funcionaria de INAU, Educadora Lic. En Psicología Reveca Allío y refleja el sentir de todas y todos quienes pertenecen a la Dirección Departamental de Colonia.

Foto: ecos.la

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí