En momentos en que todos debemos profundizar los cuidados para evitar la propagación de los contagios por Coronavirus en la población en general, se deben extremar los cuidados en los hogares con recién nacidos y especialmente en aquellos con bebés prematuros, dado que aún no cuentan con un sistema inmune fuerte.

La Dra. Gabriela Bazán, pediatra- neonatóloga, y asesora de la Asociación Uruguaya de Padres de Niños Prematuros (Aupaprem) insta a los padres de recién nacidos y fundamentalmente de bebés prematuros a extremar los cuidados en este momento epidemiológico del Coronavirus.

“Se deben seguir absolutamente todas las recomendaciones realizadas por el Ministerio de Salud Pública para evitar la propagación del virus, como no asistir a lugares con gente, evitar concurrir a los centros de salud ante el mínimo síntoma y sí hacer consulta telefónica. Y, además, es muy importante no ir de visitas a los sanatorios ni a los domicilios, en especial a ver recién nacidos”, puntualizó en recomendaciones realizadas a Aupaprem.

Bazán añadió que, según lo ha declarado la Organización Mundial de la Salud, la enfermedad por Covid-19 es una emergencia de salud pública de alarma internacional y por ello se deben adoptar todas las precauciones para evitar la propagación del virus.

Circulación de otros virus

Además, puntualizó que ya con la aparición de los primeros fríos se deben empezar a tomar mayor precaución con la aparición de otros virus, como el Virus Sincicial Respiratorio (VSR) y que afectan a grupos de riesgo como los prematuros de bajo peso, con afecciones pulmonares y a los niños con cardiopatías congénitas.

“Con los primeros fríos hay mayor actividad de los virus y es la época del año donde aparecen los casos de bronquiolitis en bebés. La bronquiolitis afecta las vías aéreas inferiores o bronquiolos que aqueja especialmente a los más pequeños. Se trasmite de persona a persona por el contacto directo de secreciones nasales y se contagia fácilmente”, acotó.

Bazán sostuvo que, en el caso de los grupos de riesgo, Uruguay cuenta con un anticuerpo monoclonal (Palivizumab), que es brindado sin costo por el Fondo Nacional de Recursos.  “Este anticuerpo monoclonal específico brinda una inmunización pasiva y constituye una herramienta muy importante para reducir la enfermedad grave por VSR en niños de alto riesgo, debido a la ausencia de una vacuna efectiva. Consiste en una aplicación mensual intramuscular entre abril y agosto”. 

La especialista sostuvo que “estos prematuros son niños que valen oro, pequeños guerreros que junto a sus familias y al equipo de salud luchan una batalla con una interminable lista de situaciones críticas, que logran saltear y salir de la internación a sus casas”.

Enfatizó que es fundamental que estos niños reciban en tiempo y forma una herramienta como el Palivizumab, que el país tiene disponible, para evitar el reingreso a una unidad de cuidados intensivos.

Recomendaciones a seguir

Como no existe una vacuna que evite el contagio, y para prevenir cuanto sea posible la trasmisión del virus, los especialistas recomiendan llevar adelante una serie de hábitos que permitirán cuidar al bebé.

• Cumplir el calendario nacional de vacunación y con las vacunas que determine el pediatra, tanto para el bebé como para quienes conviven con él.

• Concurrir a los controles rutinarios con el médico.

• Evitar la contaminación ambiental con humo (ya sea humo de cigarrillo u otros) y evitar el hacinamiento.

• Impulsar y mantener la lactancia materna.

• Cuidar la higiene; mantener las manos limpias de quienes están en contacto con el menor.


El Palivizumab es una herramienta importante dentro de este abordaje integral para la prevención de enfermedades respiratorias en grupos de alto riesgo. Es fundamental tener presente la importancia de implementar en forma adecuada todas las medidas de prevención enumeradas previamente, así como realizar un adecuado seguimiento clínico de prematuros y cardiopatías, en función de impactar en forma significativa e integral la disminución del riesgo.

 Además de las consideraciones generales preventivas, es necesario prestar atención a los principales síntomas y tener en cuenta que cuánto más pequeño es el niño, más importantes pueden ser los síntomas: mucosidad nasal, tos, catarro, respiración más rápida (taquipnea) y aumento de tos; respiración ruidosa con silbidos (sibilancias), el niño se agita fácilmente, hundimiento de las costillas al respirar, dificultad para alimentarse o para conciliar el sueño, piel azulada o muy pálida, fiebre con temperatura mayor a 38°C.  “Ante la aparición de los primeros síntomas, como dificultad respiratoria, agitación, dificultad para comer o dormir, es fundamental consultar con el médico”, concluyó Bazán.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí