18 DE MAYO DE 1811
Amaneció sereno el 18 de Mayo de 1811. Una batalla inteligente ganada después de la lluvia y con mucho frío. El grueso de la batalla si libró en el Campo de Marte entre lo que son hoy un mástil y un obelisco bien visibles en Las Piedras.
Triunfo importantísimo porque le da a Artigas el control de Montevideo, demostrando su talento natural extraordinario de estratega, frente a un ejército por primera vez. Muchos muertos anónimos que no están en los partes de las batallas.
En los partes de Artigas hay gente sin nombre:” no sabemos..venía en las tropas de los patricios “, de otro “un indio” , “ el que entró en la casa de Juana Arrambide” …para morir sin decir su nombre.
Son cosas muy humanas que no aparecen en los textos de historia. Muertos anónimos que ni siquiera reciben la gratitud bajo su nombre. Triste…por eso las batallas se deben conmemorar, no festejar.
Dos ejércitos muy diferentes, por un lado un ejército nuevo, no profesional, con tropas heterogéneas ,voluntarios de diversos orígenes, patricios cuerpos regulares de Buenos Aires, el vecinaje alzado, indios, gauchos y blandengues que en el medio de la lucha se integraron. Hay blandengues de los dos lados , españoles de los dos lados.
Del otro lado al mando de Posadas, muchas armas y marinos en el barro que llegaron con lluvia copiosa, pero no era agua de mar. Más que las armas, más que la experiencia, más que la fuerza, en las guerras interesa el motivo que las mueve. El ejército español peleaba por tierras, por monopolio, por poder, peleaba por un imperio.
Detrás de Artigas un baúl de motivos, quizás no del todo conscientes y no del todo claro porque existía un orden político monárquico, los esclavos por ser libres, los negros por no ser discriminados, los gauchos por no ser perseguidos por los blandengues, los terratenientes por un más justo reparto.
Unos por profesión, otros porque querían. Hasta quince días antes, eran vecinos y parientes. Gente que compartía territorio y sentimiento de identidad. El odio al español llegó después.
Que mejor desde la Biblioteca D.A.Larrañaga (capellán de las milicias criollas en ese momento) recordar versos de Joaquín Lensina : “Por su fruto se conoce el guayabo, al puma y al yaguareté por su instinto y por sus plumas al papagayo.
Pero cada hombre es distinto, hay diferencias más notables que el color de la piel, aunque Dios ha dado las conciencias, los hombres se hacen de miel o de hiel. De los humanos que he conocido admiro a Artigas como el mejor, porque en los años que he vivido aprendí a seguirlo con fervor.
Fue en la Batalla de las Piedras donde obtuvo la gran victoria. Mientras haya oriente y occidente, mientras los pájaros hagan nidos, se reconocerá su orden imponente “ CLEMENCIA PARA LOS VENCIDOS”

Mto. Ricardo Matonte

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí