El destacado bailarín Ismael Arias desarrolla su otra vocación, la de ajedrecista, continuando la tradición que comenzó Carlos Ferrari en el icónico quiosco de 18 de julio y Convención y que desde hace más de dos años ya no instala su mesa en la vereda para que los transeúntes se detengan a jugar unas partidas. Dispuesto a que el grupo que allí se reunía continúe haciéndolo y con el afán de convocar más aficionados, Arias fundó su propio emprendimiento llamado 360 Ajedrez, un punto de encuentro con epicentro en el Instagram @360ajedrez, donde publica a menudo cuál será la próxima actividad. Todos los días a la tarde se reúnen en una estación de servicio ubicada en el Centro de Montevideo, pero las actividades comenzaron a trasladarse los sábados a distintas plazas de la ciudad, donde además hay lugar para jugar al basketball o al fútbol, otras formas integradoras de mostrar que el ajedrez puede ser popular. Arias también ha organizado torneos y distintos eventos vinculados a la temática.

Se calcula que miles de personas juegan al ajedrez de forma amateur en Uruguay. Sin embargo, aún se ve como un deporte-arte-ciencia elitista. “La intención es que el ajedrez no solo sea competitivo, sino que sea recreativo, educativo y social, y complemento para un mejor desarrollo de la vida en general”, explica Arias. 
Dentro del Ballet Nacional también hay grupos que juegan al ajedrez. Y es un fenómeno que sucede en distintas compañías del mundo. El ajedrez es el gimnasio de la mente. 

Hoy sábado 19 de septiembre a las 15 horas y hasta las 17.30 se desarrollará una jornada recreativa con ajedrez, fútbol y basketball en la Plaza Luisa Cuesta (en las inmediaciones del Palacio Legislativo). La participación es de forma libre y gratuita. 

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí