Al advertir que se encuentran sobrecargados por la afluencia de pacientes de COVID-19, los principales hospitales suizos piden al Ministerio de Salud la aplicación de mayores medidas de contención, incluido un confinamiento.

Este domingo, el periódico SonntagsZeitung informó que los médicos habían enviado a Berset una carta conjunta en la que expresan “gran preocupación por la situación actual”. Precisaron que las camas en las unidades de cuidados intensivos están siendo insuficientes y que el personal de enfermería ha llegado al límite. Además, más de 4 000 operaciones han sido pospuestas desde octubre.

“Esto debe ser tomado muy, muy en serio”, comentó el ministro de Salud, Alain Berset en entrevista con la televisión suiza de expresión francesa (RTS) y reiteró que las autoridades siguen de cerca la evolución de la pandemia y que en caso necesario aplicarán mayores restricciones.

“No estamos en una situación en la que hayamos perdido el control, pero estamos en una situación lo suficientemente seria como para tener que ser muy cuidadosos en los próximos días”, subrayó Berset.

Los directores de los hospitales universitarios temen que haya una tercera ola después de Navidad y que el sistema hospitalario colapse. Por tanto, piden una intervención más estricta por parte del Gobierno.

En el Hospital Universitario de Zúrich solo quedan tres camas libres en la unidad de cuidados intensivos, dicen. Tres de los principales médicos del cantón de Zúrich se hicieron eco de sus opiniones en el periódico NZZ am Sonntag. El nosocomio pidió un confinamiento para hacer frente a la crisis.

A pesar de la llamada de los hospitales, Suiza no parece querer seguir el camino de Alemania, que ha decretado un nuevo cese de actividades desde el miércoles hasta el 10 de enero.

Uwe E. Jocham, director del Hospital Uiversitario de Berna, declaró a la RTS que se necesitan medidas claras y unificadas para reducir el número de contactos entre las personas. Pide medidas radicales: “Un confinamiento podría ser una de esas medidas”, coincidió.

Para Huldrych Günthard, Profesor de Infecciología de este último, “estamos caminando por la cuerda floja. Si ponemos más capacidad a disposición de los pacientes COVID, otros pacientes sufrirán. No podemos dar prioridad a una sola enfermedad”, enfatizó a la RTS.

Fuente: www.swissinfo.ch

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí