Desde la Dirección General de Desarrollo Rural del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca se informa sobre el crédito fiscal que generan los titulares de explotaciones agropecuarias a partir del impuesto a la enajenación de semovientes (artículo 11 de la Ley N° 18910). Un 1% de ese impuesto queda como crédito fiscal para los aportes al BPS.

Debido a la pandemia del Coronavirus en el Uruguay, el decreto presidencial 164/20 dispuso retener ese 1% a los productores, salvo a los declarados como productores familiares. En este sentido, se recaudaron unos 40 millones de dólares por parte de productores medianos y grandes (no familiares) para mitigar el efecto del Covid 19 en nuestra sociedad.

“Les recordamos a aquellos productores no familiares que no van a recibir a la hora de pagar sus aportes ante el BPS, ese crédito fiscal del 1%, hasta después del 1 de mayo de 2021. Quienes sí se mantienen recibiendo ese beneficio son los productores familiares registrados ante la Dirección General de Desarrollo Rural”, señaló el director de Desarrollo Rural del MGAP, Carlos Rydström.

A su vez, el titular de la DGDR expresó: “Desde el MGAP queremos reconocer el importante aporte que hace el sector agropecuario a la salida y la solución para lo que es el problema del coronavirus en nuestro país, con este significativo aporte, considerando las importantes dificultades que nos generan estar atravesando una segunda emergencia agropecuaria consecutiva”.

A partir del 1 de mayo de 2021, el crédito fiscal va a retornar a la normalidad. “A partir de ese momento los productores podrán utilizar ese 1% de sus aportes ante la venta de semovientes, en crédito fiscal ante el BPS”, expresó Rydström.

Es decir que todos los productores titulares de explotaciones agropecuarias (además de los familiares) podrán recuperar este crédito ante BPS y DGI.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí