A buen ritmo continúan las obras de la Plaza de Toros de Real de San Carlos, en Colonia del Sacramento, la importancia de las mismas trascienden lo departamental. Actualmente se viene cumpliendo un plan de visitas para que el turista pueda apreciar de primera mano el proceso de trabajo y los avances de lo que será un punto neurálgico para la cultura, el deporte y el turismo para Colonia y la región. Se prevé que en este 2021 quede inaugurado. HELVECIA conversó con el Arq. Walter Debenedetti, encargado del proyecto y Director de Planeamiento y Patrimonio de la Intendencia de Colonia.

Los primeros pasos
“El proyecto tiene un buen tiempo ya, empezamos en 2013”, comienza la nota Debenedetti quien se encuentra vinculado a la Intendencia de Colonia desde 1997, “hicimos una licitación internacional donde ganó un grupo Catalán que había trabajado en varias Plazas de Toros, como por ejemplo la de Barcelona, la idea era ver la viabilidad estructural, que nos dijeran cómo estaban los ladrillos, el hierro, un poco un estado de situación porque si nos decían todo se cae, la rehabilitación era más compleja, pero nos dijeron que el hierro y los ladrillos estaban bien y es posible rehabilitarlo, las gradas lamentablemente no resisten personas arriba, ese fue el primer paso”, asevera.

Plan de negocios
Luego de esos primeros pasos “se fue armando el plan de negocios para que cuando terminemos tenga el uso cultural y deportivo que tiene que tener, después encargamos mediante una licitación el proyecto ejecutivo en base al que yo había elaborado, luego terminamos haciendo el pliego licitatorio donde se presentaron empresas de muy buen nivel locales e internacionales y la empresa que ganó fue Conami de Montevideo que es con la que actualmente estamos haciendo la obra. La empresa licitó unos 275 millones de pesos que son algo así como 7 millones de dólares, ese monto está financiado por el gobierno nacional y el departamental, se hizo a través de fondos BID y Fondos de Desarrollo del Interior y fondos propios de ahorros de la Intendencia de Colonia”, ilustra el arquitecto.

La obra
“Se empezó a finales de octubre de 2019 y tenemos previsto que a más tardar en octubre de 2021 esté terminada, lo que hacemos es una rehabilitación cercana al 40 por ciento en el que se va a rehabilitar el ruedo para espectáculos culturales y deportivos, hay un restaurante, una tienda de merchandising y souvenirs, un museo taurino, un centro de convenciones y reuniones, locales comerciales, con toda la tecnología, unas dos mil doscientas personas sentadas en las gradas y unas dos mil en el ruedo, más toda la rehabilitación patrimonial que implica un monumento histórico que tiene esa complejidad, con lo cual tengo un equipo bastante grande de arquitectos, arqueólogos y demás trabajando”.
Actualmente estamos en alrededor del sesenta por ciento del avance de la obra, hay mucha cosa que se va a empezar a ver y a notar en breve”, aclara Debenedetti.

Monumento histórico con estructura compleja
Consultado sobre los cuidados que hay que tener al manejar una obra de esta magnitud comenta que “hay que tener mucho cuidado en los trabajos porque aparte de ser un monumento histórico tiene una estructura metálica compleja, estamos haciendo muchos trabajos de refuerzo para la parte que rehabilitamos y empezando a traer las gradas nuevas para el sector que vamos a habilitar para el público, terminando de darle el fondo a los hierros, después se va a pintar de gris oscuro, se está terminando de realizar el aro de ladrillos reponiendo con un ladrillo de características similares, si bien se tiene que notar la diferencia, y esa es la idea, hacer una rehabilitación con autenticidad, tampoco tiene que ser tan distinto para que no rompa la unidad de la fachada, estamos en ese proceso de equilibrio entre lo nuevo y lo viejo.”

Accesibilidad
“Tiene dos ascensores para el tema movilidad vertical y para hacerlo accesible a todo el mundo al igual que baños para personas con discapacidades y obviamente todos los servicios de baños que son necesarios para un centro cultural y una parte dedicada para lo que llamamos backstage, en la parte de atrás, que tendría los vestuarios y todas las comodidades que requieren los profesionales que vengan a actuar. Las gradas viejas algunas tuvimos que sacarlas, pero todo el resto se mantiene como una ruina consolidada, no se van a caer más pero no están en condiciones de que la gente ande arriba, se usan como si fuera un cielorraso, de abajo se van a ver, pero no se pueden usar”, explica el arquitecto.

Fuente de trabajo
La generación de empleo es fundamental en este contexto, nos dice que “directamente trabajan en el entorno de cuarenta o cincuenta personas, hay momentos que hay cien y otros treinta y cinco, depende el momento, pero indirectamente ese número se multiplica por cinco porque hay mucha gente trabajando en talleres. El tema de la pandemia en lo que ha influido es en el tema de los protocolos, tenemos un protocolo de ingreso sumamente estricto y eso hace que se haga más engorroso entrar a la obra, pero después hemos compensado con que no ha llovido, eso que es tan malo para el resto del país, para las obras de construcción es bueno y eso nos ha permitido que una gran cantidad de días que se pierden por lluvia no se hayan perdido, entonces esos días que perdimos por el parate de la pandemia se han compensado con eso.”

Visitas guiadas
“Desde el arranque de la obra hicimos un cronograma de visitas, en lo personal estaba muy interesado que se visitara la misma porque siempre ha sido un lugar muy querido de visitar y nos pareció bueno generar un túnel con las guías de Colonia, que hagan asesoramiento, que además en ese túnel se puedan ver las imágenes de cómo fue y va a ser la obra y poder entrar al ruedo con seguridad, ver todo el proceso me parecía que era un plus.
Fue un éxito antes de la pandemia porque entraron más de tres mil personas el primer mes, lamentablemente la situación nos hizo restringir en algunos momentos totalmente o como ahora que reabrimos los viernes, sábados y domingos. Los viernes son gratis para todas las personas del departamento, los turnos arrancan a las once de la mañana, cada hora hasta las cinco de la tarde, los sábados y domingos es igual solo que se cobra una entrada de 150 pesos, hay que sacar entrada por tickantel, las redes de cobranza o la propia boletería de la Plaza de Toros, necesariamente tenemos un cupo de veinte personas, todo pasa por un ticket electrónico, hay que registrarse por eso hay que ir un rato antes.”, asevera el entrevistado.

Atracción para el turismo
Aparte de generar empleo obviamente la obra está enfocada hacia el turismo que puede llegar a la ciudad, Debenedetti cree que “va a traer mucho turismo y la idea es que le saque un poco de presión al barrio histórico, que haya otros atractivos en la ciudad que no sean solo visitar el barrio histórico, no solo las inversiones hay que hacerlas dentro de los sitios del patrimonio, sino que hay que hacerlas afuera porque también ayuda a los sitios del patrimonio indirectamente.”

El proyecto más importante de su carrera
Según el Director de Planeamiento y Patrimonio de la Intendencia de Colonia “de los que he hecho es el proyecto más importante porque es único, de una gran complejidad, sumado a los temas del patrimonio las complejidades estructurales, además la renovación que implica, es lo más grande que he planificado.”

Otras obras proyectadas por la Intendencia
Para finalizar nos ilustra sobre otras obras que están realizando: “lo que estamos haciendo ahora es un proyecto de reestructuración del museo indígena que es un proyecto donde ganamos un premio, estamos haciéndolo junto al museo de las telecomunicaciones, disponiendo toda la tecnología de la museología actual en el barrio histórico y también estamos realizando algunas intervenciones en el palacio de gobierno donde vamos a instalar un ascensor panorámico para poder darle accesibilidad a un edificio muy antiguo que no lo tenía y que dificultaba que la gente con problemas de movilidad no pudiera acceder al edificio. Para mediados de año calculamos que ya puedan estar avanzadas estas obras.”

Contexto histórico
Declarado por el estado uruguayo como Monumento Histórico Nacional, forma parte del Complejo Turístico Nicolás Mihanovich desarrollado por este empresario naviero argentino entre 1909 y 1912 donde además de la Plaza de Toros, se realizó un hipódromo, un hotel-casino, un muelle y un tren que conectaba el puerto con las instalaciones. Esta plaza de Toros es la única que se mantiene en pié en toda Sudamérica y funcionó de 1910 a 1912 pasando por prolongados períodos de inactividad y abandono.

  • Publicado en la edición papel de HELVECIA del pasado viernes 29 de enero.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí