Paralelamente al pedido que realizó la legisladora colorada al Ministerio de Salud Pública respecto a el aumento de realización de estudios y consultas presenciales en las instituciones de Salud, el Grupo Asesor Científico Honorario (GACH) publicó un documento en el que advierte la abrupta caída el año pasado de las consultas y exámenes que debían realizar pacientes con enfermedades no transmisibles (ENT) y otras patologías.

Según un trabajo recientemente dado a conocer en la Semana Académica del Hospital de Clínicas 2020, con datos aportados por la Comisión Honoraria de Lucha contra el Cáncer y por el Instituto Nacional del Cáncer, en el año 2020 se observó una disminución muy significativa en los exámenes de tamizaje de cáncer, del 80%, 66% y 73% para PAP, mamografías y test de sangre oculta en las heces respectivamente, comparados con el año 2019”, dice el documento del GACH.

 “En nuestro país, desde el inicio de la pandemia, y como consecuencia de las medidas para evitar contagios, las consultas presenciales en los prestadores de salud tanto públicos como privados han disminuido sustancialmente. Esto ha llevado a una disminución en los diagnósticos, en el control de los factores de riesgo y en los tratamientos médicos y quirúrgicos vinculados a estas patologías”, dice el documento.

La semana pasada, la legisladora había solicitado al Ministerio de Salud Pública, mediante una exposición escrita, que pese a las medidas que deben aplicar por la Pandemia de Covid-19, las instituciones otorguen más consultas presenciales para un mejor diagnóstico.

En el escrito, Reisch asegura que le han llegado numerosos reclamos de usuarios de los diversos prestadores que integran el SNIS, con referencia a las dificultades que afrontan para acceder a consultas médicas y a exámenes preventivos.

Reisch afirma que muchos usuarios presentan reclamos por la necesidad de conseguir consulta con especialistas, así como para realizarse un electrocardiograma, rayos x o un Papanicolaou.

En la exposición escrita, la diputada pide al MSP y en especial a JUNASA y DIGESA, que mantengan un estricto control en la información que mensualmente deben brindar las instituciones sobre las consultas de cada especialidad, modalidad de la misma, lista de espera y su correlación con la base de registros históricos y quejas de los usuarios a fin de garantizar la atención medica en tiempo  y forma a los usuarios, evitando que otras enfermedades ajenas a la situación COVID se vean incrementadas.

La legisladora entiende que hay que volver a priorizar la medicina preventiva y comenzar a atender las más de 50.000 cirugías que hay postergadas en el país.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí