El 8 de marzo de 1857, 120 obreras fueron asesinadas en Nueva York con brutalidad policial, al dispersar una marcha en reclamo contra los bajos salarios de la fábrica en la que trabajaban. ¿Qué pensarían ellas al ver que los derechos de las mujeres siguen siendo vulnerados?

Con mucha lucha, estudio y esfuerzo se ha logrado llenar espacios que nos habían sido negados en distintos ámbitos; políticos, profesionales, educativos, etc.

En el contexto actual, causado por la pandemia de la COVID-19, que no es sólo una cuestión sanitaria, las mujeres se encuentran en la primera línea de la crisis, como trabajadoras de la salud, cuidadoras, innovadoras y organizadoras comunitarias. Además, las mujeres cargan con las labores de cuidados y respuesta frente a la crisis ya que la mayoría de quienes prestan cuidados en los hogares y en nuestras comunidades son mujeres, recayendo sobre ellas no sólo el trabajo en sí, sino también la responsabilidad en la toma de decisiones.

Tanto las mujeres líderes como las organizaciones de mujeres han demostrado sus habilidades, conocimientos y redes para liderar eficazmente los esfuerzos en respuesta y recuperación ante la Covid-19. La mayoría de países que han contenido los efectos de la pandemia  y han reaccionado con más éxito ante sus impactos sanitarios y socioeconómico están dirigidos por mujeres. Por ejemplo, las jefas de gobierno de Dinamarca, Etiopía, Finlandia, Alemania, Islandia, Nueva Zelandia y Eslovaquia, han recibido un gran reconocimiento por la rapidez, la decisión y la eficacia en la respuesta ante la Covid-19, así como por la manera amable de comunicar datos de salud pública, basados en hechos. Sin embargo, las mujeres son jefas de Estado y de gobierno en tan sólo unos 20 países del mundo.

Desde el estallido de esta pandemia, la violencia contra las mujeres y las niñas se ha intensificado en forma alarmante.

Si bien las medidas de bloqueo ayudan a limitar la propagación del virus, las mujeres y las niñas que sufren violencia en el hogar se encuentran cada vez más aisladas de las personas y los recursos que pueden ayudarlas.  

Para lograr la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de todas las mujeres y las niñas creemos prioritaria su participación y toma de  decisiones en forma plena y efectiva en la vida pública, así como la eliminación de la violencia.

Una Generación de igualdad  exige el derecho de las mujeres a la toma de decisiones en todas las esferas de la vida, la igual remuneración, la distribución equitativa de los cuidados y el trabajo doméstico no remunerados y el fin de todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas.

Este 8 de marzo, invitamos a la sociedad a sumarse al reconocimiento de los derechos de todas y reafirmamos una vez más esta lucha permanente y fraterna de hombres y mujeres de todos los  partidos políticos sin diferencias, en busca de una sociedad más justa e igualitaria.

Comisión de Género del Municipio de Nueva Helvecia

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí