El Tribunal de Apelaciones en lo Penal de 2º turno, revocó una resolución de primera instancia y otorgó la prisión preventiva solicitada por la Fiscalía en un caso de abuso sexual.

Se trata de un joven que era abusado por su medio hermano, desde los cinco años. El violador irá a prisión y la madre también está en la mira de la Fiscalía.

A partir de la denuncia en la justicia, la abogada defensora del menor, la Dra. Agustina Durquet pidió la prisión preventiva y en esa línea también argumentó la fiscal Eliana Travers. Travers expresó que a su juicio correspondía la medida cautelar de prisión preventiva porque se verificaba el supuesto de riesgo para las víctimas, el entorpecimiento de la investigación y el riesgo de fuga, entre otros elementos. Pero el juez Penal resolvió que fijara domicilio que se presentara a la comisaría una vez a la semana y se le retirara el pasaporte.

La fiscal y la abogada defensora del menor apelaron el dictamen del juez y el Tribunal de Apelaciones dio en la jornada de hoy, su fallo desestimando la medida del Juez y dándoles la razón a la víctima. La sentencia redactada por el Tribunal de Apelaciones expresa “La solución propuesta en la sentencia resulta de tal complejidad que termina revelando que algo anda mal en su pertinencia. Existe una duda muy importante en relación al estricto cumplimiento de las medidas tendientes a garantizar la seguridad de la víctima frente a la denuncia de hechos de extrema gravedad”.

El hombre irá ahora a prisión por sesenta días, mientras se instruye la causa y se dictamina sentencia.

EN EL MURO DE INSTAGRAM DE LA JOVEN VICTIMA SE PUEDE LEER:

  • Quisieron callarme, pero hoy elijo hablar. Desde que tengo memoria, hasta mis 16 años fui abusado y explotado sexualmente por mi medio hermano mayor: L.R.C. Me sometió también a encuentros con desconocidos, pornografía y drogas.

    A medida que maduré, me preguntaba ¿Por qué algo que me hacía sufrir tanto y me provocaba tanto dolor debía ser normalizado y callado? Me sentía amenazado, silenciado, encarcelado. Nadie me comprendía, me costaba entender lo que me pasaba. ¿Por qué a mis amigos no les pasaba lo mismo? ¿Era yo era el único? ¿Por qué a mi?

    En agosto de 2019, mi familia por primera vez tomó conocimiento de la situación gracias a una denuncia anónima del INAU hecha por personas a quienes mi abusador confesó los hechos. Antes de esto mi madre no sabía nada. Aún así, en casa me amenazaron y presionaron para que nada saliera a la luz, me obligaron a mentir, ocultar, decían que era un tema para resolver dentro de la familia, que si esto se supiese mi futuro estaría arruinado, que se burlarían, que nadie me iba a creer. Hasta amenazas de muerte hubieron. Viví en un ambiente muy tóxico, en el que cada vez que mostraba intenciones de hacer justicia y contar la verdad me callaban. Amenazaban con que si yo hablaba, se quitarían la vida.

    Después de meses de terapia, con todo el apoyo de mi familia por parte paterna, pude prestar declaración. Para hacerlo, tuve que tomar mucha distancia de mi familia materna y hoy, con miedo y desde el otro lado del mundo quiero hacer justicia. Las prueban están y son muy claras, hay pericias contundentes, grabaciones y testigos. El juez admite que habrá condena pero hasta ahora: Mi abusador, sigue suelto.

    Mi madre no recapacita y se asegura de que L. tenga la mejor defensa. Hoy hablo, a pesar de los riesgos que esto supone. No hay prisión preventiva para mi abusador y por lo tanto, me preocupa mi hermanito menor.
    Ya se han incumplido reiteradas veces las órdenes de alejamiento y no hay intenciones de mi familia para alejar a mi abusador. Dejarlo suelto, expone a mi hermanito, así como también a todo menor que esté cerca de L.

    Me cuesta mucho abrirme con esto pero por la repercusión que está teniendo mi caso hoy, decido alzar mi voz para ayudar a todo el que esté pasando o haya pasado una situación similar. Aprovecho para agradecer todo el apoyo que estoy recibiendo, gracias infinitas. Les motivo a hablar sobre esto, alguien que conozcas, o un amigo podrían estar viviendo una situación igual. Tenemos la oportunidad de rescatar víctimas de abuso. No nos callemos más y hablemos de abuso sexual intrafamiliar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí