El vicepresidente segundo y consejero de Sanidad y Servicios Sociales de la Junta de Extremadura, José María Vergeles, ha apuntado que el brote de los esquiladores uruguayos registrado en esta región cuenta con ramificaciones en otras comunidades autónomas, como Aragón y Andalucía, así como en Portugal, hasta donde se habrían desplazado las cuadrillas que compartieron viaje de entrada al país por el aeropuerto de Madrid-Barajas Adolfo Suárez.

La noticia la comunicaron la semana pasada las autoridades sanitarias extremeñas. Un grupo de 30 esquiladores procedentes de Uruguay y desplazados a la región para trabajar, provocaban un brote con 43 casos positivos y 137 contactos estrechos, sospechosos de pertenecer a la variante brasileña del Covid-19.Los profesionales llegaron vía Madrid el pasado 1 de abril y estaban contratados por un empresario extremeño. El representante de los esquiladores, Andrés Furtado, ha afirmado que se “encuentran bien y que no tienen síntomas graves” y sostiene que el grupo “se contagió en España. 

“La mejor de las novedades es que se está controlando de forma adecuada en la región”, ha dicho Vergeles, quien ha agradecido la labor desempeñada por alcaldes de los municipios afectados y por los gerentes de las áreas de salud, en especial del área de Don Benito-Villanueva, que es donde se encuentra el principal foco del brote.

Un oficio muy buscado en la Península

Según ha señalado Vergeles, se han mantenido contactos con Portugal porque algunos esquiladores habían viajado hasta el país vecino, si bien, por las noticias que le van llegando, las PCR están dando negativas. 

La crisis del coronavirus dificulta que lleguen los esquiladores a Europa desde otros continentes. En la Península Ibérica no hay muchas personas que se dediquen a este oficio, de modo que los especialistas están muy buscados y son difíciles de reemplazar.

También hay ramificaciones con otras comunidades autónomas, entre ellas Aragón y Andalucía, porque “venían otras cuadrillas en el autobús”, ha señalado. En este caso, en la comunidad aragonesa ya se habrían detectado casos positivos, mientras que en Andalucía aún se continúa con el rastreo para conocer si los esquiladores continúan en la región y si ya se han marchado a otro destino.

En cualquier caso, Vergeles se ha mostrado “satisfecho” de que haya funcionado el protocolo aplicado, y que fue adoptado para abordar la prevención de los temporeros del campo llegados a Extremadura para las campañas agrícolas del verano pasado.

Se desconoce qué variante del virus se está transmitiendo

En todo caso, ha señalado que este brote, para el que aún habrá que esperar al lunes (hoy), para conocer de qué variante del coronavirus se trata (aunque se sospecha de la brasileña), es ya una alerta nacional publicada por la Dirección General de Salud Pública.

No obstante, ha vaticinado que continuarán saliendo casos asociados a este brote, en tanto que el grupo de esquiladores ha tenido contacto con 34 explotaciones agrarias, si bien ha celebrado que mientras que la incidencia de la enfermedad continúa al alzan en el conjunto del país, en Extremadura este viernes rompió la tendencia y experimento un ligero descenso.

FUENTE: www.lavanguardia.com – FOTO: La Prensa

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí