El director de la Biblioteca Nacional de Uruguay, Valentín Trujillo, informó que, en el Día Internacional del Libro, que se celebra este viernes 23, la institución reconoce al crítico literario compatriota Emir Rodríguez Monegal, en el centenario de su nacimiento. De su vasta obra, fue seleccionado el libro “Borges, una biografía literaria”, por su carácter uruguayo e internacional.

Este viernes se celebra el Día Internacional del Libro y coincide con los cien años del nacimiento del crítico literario uruguayo Emir Rodríguez Monegal (1921-1985). El Ministerio de Educación y Cultura, a través de la Biblioteca Nacional, homenajea la figura del crítico y su obra Borges, una biografía literaria, por su carácter uruguayo e internacional.


Trujillo señaló que en 1989 la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unicef) determinó que cada 23 de abril se conmemorara el Día Internacional del Libro, fecha en la que, además, fallecieron tres escritores universales, William Shakespeare (1564-1616), Miguel de Cervantes (1547-1616) y El Inca Garcilaso de la Vega (1539-1616).El jerarca explicó que fue seleccionado el libro antes mencionado por ser de un autor compatriota y por su carácter internacional, y que, a su vez, refiere a un autor argentino y universal. Fue publicado por primera vez en 1978, en idioma inglés, por la universidad estadounidense de Yale, y traducido al español, al francés y al italiano, indicó.  El titular de la Biblioteca Nacional destacó que Rodríguez Monegal publicó no solo en Uruguay, sino también en Argentina, Venezuela, México, Estados Unidos y España, y “se une a la obra de Borges”, que recorrió el mundo, y cuyas vida y obra están vinculadas a distintos países, además del suyo.  Recordó, asimismo, que en el marco de las diferentes entrevistas de Rodríguez Monegal a Borges para la realización del ejemplar, al finalizar una de ellas, el autor de Inquisiciones (1925), Ficciones (1944) y El Aleph (1949) acompañó al visitante a la puerta de su apartamento en el barrio bonaerense de La Recoleta y le dijo que no quería dejar pasar una anécdota referida a Uruguay. Fue entonces que le solicitó que no se olvidara de “aquel pequeño arroyo del Paso Molino”, en Montevideo. “Le prometí no olvidarlo y no lo olvidé”, reseñó en su libro el uruguayo homenajeado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí