¡Qué alegría fue volver a saber de vos! pasaron tantos años de aquel nefasto y triste accidente en el kilometro 117 de ruta uno! Siempre le preguntaba a mi vieja que sería de la vida de Carlos “el radioaficionado” de Nueva Helvecia. Recuerdo que de vez en cuando te buscaba en Facebook, pero lo único que recordábamos era tu nombre de pila, que eras de Nueva Helvecia y eras radioaficionado, hasta que un día me puse a mirar las solicitudes de amistad y ahí estabas, mi querido Carlos Fernández.
Para quienes están leyendo y no entienden de lo que hablo, los pondré un poco en el tema: hace aproximadamente 32 años atrás un grupo de niños del club “Victoria”, del barrio de Villa Bosch, Argentina viajamos a disfrutar encuentro de intercambio futbolístico que no tuvo el final que esperábamos. Fue allí donde el destino nos encontró.
En las cercanías del pueblo tuvimos ese desafortunado accidente donde hubo muchos heridos y donde perdieron la vida 6 personas, entre ellos mi querido hermano. Yo apenas era un chico de 11 años, vos un flaco de 25, seguramente movilizado por la situación, y dispuesto a ayudar, pidiendo datos e informando a través de la radio, y acompañando a esos niños que estaban sin sus padres y pasándola mal en el hospital local
Mientras estaba internado en el Hospital de Clínicas, recuerdo, que pasaste a saludar y a ver cómo iba mi recuperación. Una vez ya instalados y devuelta en casa también nos visitaste a los Di Romana, como decís vos y me filmaste jugando al futbol en un potrero con mis amigos del barrio.
La verdad, me hubiese gustado conocer Nueva Helvecia de otra manera, lamentablemente las cosas se dieron así. Pero a pesar de todo, soy un hombre agradecido, y es por eso Chorly, quiero darte las gracias a vos y a toda la gente de tu ciudad, que en ese momento tan triste para nosotros estuvieron ahí. Te dejo el mensaje de mi madre que con su corazón grande quiere expresar
Querido Carlos es un placer haberte encontrado. No te voy a mentir que movilizaste mucho con este hermoso encuentro. Tu patria y Nueva Helvecia es también la mía ahí quedo el alma de mi hijo y el otro volvió a nacer .Soy muy fuerte pero esta situación no la pude manejar. Te aprecio mucho y respeto mucho y saber que sos un hombre de bien me emociona. La vocación deservicio que tenés, es admirable. Esta pandemia me trajo un ANGEL que solamente sabía que se llamaba Carlos y le dicen Chorly
Te mando un fuerte abrazo, tu amigo Marcelo desde Villa Bosch Argentina.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí