Sabemos que la vida se vive una vez y nadie tiene la vida comprada ni es eterno, pero debemos estar preparados para afrontar situaciones como la partida de un buen amigo al que consideramos como un hermano. Dicen que los buenos amigos son los hermanos que podemos escoger y llegamos a querer tanto que son como si fueran parte de nosotros.
En estos momentos tengo mi mente llena de recuerdos imborrables, de los buenos y los malos, que siempre hemos compartido juntos y que han quedado marcados como una huella que tu muerte no podrá borrar.
Una de las cosas que no olvidaremos de Mauricio es la gran simpatía que despertaba en nosotros, podría alegrarnos en momentos más difícil y darnos una voz de aliento, de ánimo nos hacía sentir capaces de lograr todo sin importar su corta edad. Nos mostró que era una persona muy dedicada, que tenia fijos sus objetivos en la vida y siempre los tenía en mente.
A lo largo de nuestra vida hacemos muchos nuevos amigos y hay algunos que llegamos a apreciar tanto como si fueran de nuestra familia, lamentablemente también llega el momento en que debemos despedirnos de ellos porque han partido de esta vida. Nunca podremos olvidar una persona tan maravillosas todo los que llegamos a conocerte debemos sentirnos muy dichosos que pudimos compartir a tu lado, música, tu programa de radio donde mis hijos te pedían temas. Hiciste voz en off de un documental para la escuela, eras un pibe mas como mis hijos, otro de mi familia. Eso no se olvida nunca, fanático del cine y de los afiches.
Bueno, honesto trabajador y una persona responsable, sin lugar a dudas contigo el cielo ha ganado una gran persona y en la tierra a perdido un ser que irradiaba felicidad con su gran risa.
Para nosotros nunca serás un amigo fallecido a causa de una bala infame e injusta. Tu presencia permanecerá porque siempre serás una gran parte de la sociedad, querido amigo Mauricio Arnejo.
Chorly

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí