Más del 1% de la población activa de Islandia participó en el programa piloto que redujo la semana laboral a 35-36 horas sin reducción del salario total. Se trataba de la prueba más grande del mundo hasta la fecha, y según los investigadores, ha sido un éxito abrumador que debería estudiarse en todo el mundo.

Aunque Islandia tiene una población relativamente baja, sigue siendo el mayor estudio de este tipo. Los resultados del piloto, que se desarrolló entre 2015 y 2019, luego fueron analizados por equipos de investigación tanto de Islandia como del Reino Unido, quienes encontraron que el mismo impulsó la productividad y el bienestar de los trabajadores, y está dando lugar a cambios permanentes en el país.

De hecho, y como resultado, las federaciones sindicales islandesas, que negocian colectivamente los salarios y las condiciones de la mayoría de los empleados islandeses, ya han comenzado a negociar la reducción de las horas de trabajo.

Los investigadores estiman que como resultado de los nuevos acuerdos alcanzados en 2019-2021 después de que terminaron los ensayos, el 86 por ciento de toda la población trabajadora de Islandia ahora tiene horas reducidas o flexibilidad dentro de sus contratos para reducir las horas.

Los trabajadores cubiertos por el experimento incluyeron una combinación de aquellos con una jornada de nueve a cinco horas y aquellos en patrones de turnos no estándar, con lugares de trabajo que incluyen oficinas, escuelas, hospitales y empleados de servicios sociales. Cuando finalizó el piloto encontraron que el estrés y el agotamiento percibidos, así como la salud y el equilibrio entre el trabajo y la vida, mejoraron significativamente en prácticamente todos los grupos.
Como resultado, cuentan los investigadores, la productividad y la prestación de servicios se mantuvieron iguales o mejoraron en la mayoría de los lugares de trabajo incluidos en la prueba.

Según cuentan en un comunicado:
“El viaje de una semana laboral más corta en Islandia nos dice que no solo es posible trabajar menos en los tiempos modernos, sino que el cambio progresivo también es posible. Nuestra hoja de ruta hacia una semana laboral más corta en el sector público debería ser de interés para cualquiera que desee que se reduzcan las horas de trabajo. Este estudio muestra que la prueba más grande del mundo de una semana laboral más corta en el sector público fue, en todos los sentidos, un éxito abrumador. Muestra que el sector público está listo para ser pionero en semanas laborales más cortas, y se pueden aprender lecciones para otros gobiernos”.

Fuente: es.gizmodo.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí