El profesor Abayubá Rodríguez dialogó con HELVECIA y nos contó todo lo que tiene que ver con sus actividades y también, por supuesto, charlamos sobre la nueva piscina climatizada que funciona en el Club Náutico de Juan Lacaze, un lugar moderno que ofrece comodidades que hasta ahora no existían en nuestro departamento.

En el departamento de Colonia muchas personas saben que el Club Plaza de la capital departamental está techando su piscina, algo que le permitirá a nadadores de la región poder seguir entrenando durante todo el año y no únicamente en los meses de verano, o mejor dicho, desde noviembre hasta marzo.

Pero también, mucho más cerca, en Juan Lacaze, ya está funcionando y de gran forma la piscina climatizada semi olímpica del Club Náutico, a cargo del profesor Abayubá Rodríguez, un uruguayo que se destacó fuera de fronteras y que ahora volvió porque siente que es el momento de darle algo a su lugar, a los “sabaleros” y también a todos los colonienses.

Los beneficios de la natación son innumerables, físicos y también psicológicos, las personas en el agua sienten libertad, serenidad, es un ambiente totalmente único y distinto a cualquier otra disciplina deportiva. Pero lo más importante es que el movimiento se transforma, más acá o más allá, en salud, y eso está por delante de todo lo demás.

Abayubá y su esposa llegaron a Uruguay luego de vivir durante mucho tiempo en Argentina con ese gran proyecto que demandó un gran esfuerzo desde todo punto de vista, entre ellos económico por supuesto, ya que la inversión inicial, que pensaron sería de unos 280 mil dólares, se terminó prácticamente triplicando.

Hoy en día la piscina del Club Náutico de Juan Lacaze es utilizada por muchísimas personas, desde los que quieren ir a entrenar hasta niños y adultos mayores que gracias a Abayubá y compañía le perdieron el miedo al agua y sienten que no podrían estar sin nadar.

SU HISTORIA
“Yo me crié en Juan Lacaze, pero me fui muy joven, muy chico, aunque de todas formas siempre estuve relacionado con el pueblo como le decimos nosotros” comenzó diciendo Abayubá Rodríguez en la entrevista que le realizamos, algo que deja en claro que nunca olvidó sus raíces, de dónde salió.

“La verdad que estuve por todos lados, obviamente Montevideo, Brasil y Argentina, mayormente allí, primero nos mudamos con mi familia, luego regresamos a Uruguay pero más adelante me fui solo cuando me recibí de profe” añadió el lacazino.

Abayubá triunfó en el deporte e hizo triatlones antes de que supiera de su existencia, fue campeón nacional en varias ocasiones, representó profesionalmente a Peñarol y luego fundó el centro de entrenamiento más antiguo del continente que es la Escuela Argentina de Triatlón.

El “sabalero” nos dijo que su origen “es la natación” y que entendió que debía crear un lugar “que nos hacía falta, donde se atendieran todas las necesidades, eso empezó a caminar luego de que nos informamos bien sobre lo que teníamos que hacer”.

El centro de entrenamiento comenzó en 1993 y luego de 25 años empezaron a dejarlo de lado, a pasarle la posta a los profesores que están en Argentina armando nuevos proyectos.

Cuando entrenaban, ellos y a otras personas, se dieron cuenta que faltaban eventos importantes, porque el primer triatlón de la región se disputó en Brasil durante el 2001 o 2002, de ahí en más se pusieron firmes con los eventos y luego de una gran lucha por la licencia la consiguieron, siendo el Director Deportivo de Ironman en Argentina durante 5 años.

En la Escuela Argentina de Triatlón Abayubá y todo el equipo entrenaron a más de 5400 atletas hasta el momento, teniendo en sus filas a casi 70 campeones argentinos y campeones sudamericanos.

Entre ellos se formó el “mejor triatleta del país” según el lacazino que es Luciano Taccone y su novia Romina Biagioli que hace pocos días se clasificó para los Juegos Olímpicos de Tokio.

Luego de tantos éxitos fuera de fronteras entendieron que tenían que hacer algo “por nuestro lugar, porque creíamos que había una madurez nuestra y de la ciudad, así que decidimos luego de muchos años establecernos acá, en Juan Lacaze”.

VOLVER A URUGUAY
Abayubá dijo que “uno mentalmente nunca se va, se queda acá” y agregó que hace, como mencionamos anteriormente, “triatlones desde antes de que existieran, porque el Ironman empieza como tal en Hawái en 1978 y se popularizó después de 1980, yo lo conocí unos años más tarde y cuando lo pensé era algo que ya hacía que era nadar, correr y pedalear”.

Luego de poder hacer las mismas actividades en Buenos Aires, con todas las complicaciones que existen, hacerlo acá es “maravilloso” dijo el “sabalero”. Ahora quiere “compartir, vivir la experiencia y poder transmitir la pasión por el deporte con el profesionalismo que agarramos durante tantos años”.

El proyecto en Uruguay, que hoy se lleva adelante en el Club Náutico, en principio lo iban a hacer “totalmente particular, teníamos el terreno, habíamos hablado con arquitectos, pero en una vuelta pasamos por el Club Náutico y les dije de parar a conversar, estaba todo caído, venido a menos luego del cierre de la fábrica (FANAPEL) que claramente lo afectó y mucho” dijo Abayubá y agregó que “eso nos impulsó a acelerar el proceso, levantar un lugar era algo que ya habíamos hecho antes, armarlo de cero, y vimos que era viable, hablamos con la Comisión y les gustó la propuesta, porque además era la única, éramos nosotros o nadie”.

De allí en adelante hicieron un acuerdo tanto con el estado como con el club y se pusieron manos a la obra, si bien pensaron que todo se concretaría en unos 8 meses llevó 2 años y “seguimos empujando” nos dijo el profesor.

Lo más importante para ellos es que vinieron a “hacer escuela, a plantear una actividad nueva para la región”.

UN LUGAR PARA TODOS
El objetivo general del lugar es “crear un polo deportivo que atienda las necesidades de los deportes que nosotros practicamos, obviamente primero está la natación porque sin eso no se puede hacer el resto y en eso estamos, que se entienda que es una actividad para todo el año” dijo el entrenador uruguayo.

La del Club Náutico es la primera piscina competitiva climatizada del departamento.

En el lugar las personas, como mencionamos anteriormente, pueden ir a entrenarse o también aprender a nadar.

Se manejan muchas ideas para promocionar el lugar y para que sea utilizado por muchas personas, pero van de a poco porque la pandemia los complicó, como a todo el mundo, tanto deportiva como socialmente.

En un tiempo quieren organizar eventos “no sé si como hacíamos en Argentina, pero ya hemos hablado con ciudades amigas y hermanas como lo son Rosario y Nueva Helvecia, entrenadores colegas que se han acercado para hacer planteos comunes, nosotros somos educadores en movimiento más allá de que tenemos pasión por el deporte y venimos a contagiar algo que hicimos durante muchos años” remarcó Abayubá.

La piscina está abierta de lunes a sábados, con grupos que van desde las 7:30 de la mañana hasta las 8 de la noche, antes y después de las jornadas laborales, pero durante el día también concurren niños y adultos mayores que han encontrado un lugar maravilloso para pasar sus días, algo que el entrenador menciona con mucho orgullo.

Aseguró que la piscina de Plaza Colonia va a seguir haciendo crecer todo el movimiento y que no se necesita un solo referente sino que hay que tener varios para que la gente tenga más posibilidades, más opciones y mejores servicios, porque los que ganan “son ellos, está todo creado para ellos”.

SIEMPRE SE PUEDE MEJORAR
Debido a su perfil competitivo y aunque lo realizado hasta el momento es muy grande, tanto para la ciudad como la región, el profesor dijo que “nunca nada alcanza, vamos muy bien, la respuesta es buenísima aunque venimos de una situación difícil para todos a plantear algo nuevo, si fuera una carrera tenemos viento en contra, en subida y lluvia, pero lo que quiero decir es que el conformismo no sirve, siempre uno piensa que lo puede hacer mejor”.

Después de más de 20 años “nadando con tiburones” en Argentina, “encontramos un lugar con paz y una comunidad muy agradecida” remarcó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí