Invitada por la vicepresidenta de la República, la Comisión Honoraria para la Juventud Rural (CHJR) celebró el Día Nacional de la Juventud Rural con una sesión en el Parlamento. Participaron unos 50 jóvenes (aforo limitado) provenientes de diversas organizaciones del país.

La actividad se desarrolló en el Salón de los Pasos Perdidos bajo la consigna “En la voz de las juventudes rurales” e intentó visibilizar y reconocer la trayectoria de las diversas juventudes rurales a través de una instancia de intercambio y reflexión en torno a su realidad.

Además de las organizaciones e instituciones que conforman la CHJR, participaron parlamentarios y autoridades de gobierno.

Durante todo el mes de agosto, Mes de la Juventud Rural, se realizaron una serie de talleres con la juventud rural de las diferentes zonas del país. De allí surgió una declaración, elaborada por la CHJR, que hoy se presentó a las autoridades.

En la misma, los jóvenes expusieron sus reivindicaciones en torno a 4 ejes temáticos: acceso a tierra y recursos productivos; participación y organización; acceso a servicios y calidad de vida; y modos de producción.

Los jóvenes, representantes de ANPL, Asociación Rural de Jóvenes del Uruguay, CNFR, CAF, Federación Rural de Jóvenes, Movimiento de la Juventud Agraria y de la Red Nacional de Semillas, resaltaron, entre otros aspectos, la importancia de que se realicen llamados a tierra específicos para la juventud rural, con mayor frecuencia y alcance; adecuar la institucionalidad con un área específica para los jóvenes; fondos rotatorios y herramientas financieras adaptadas a la juventud; sensibilización sobre formas de producción amigables con el medio ambiente, con enfoque de juventud rural; mecanismos de financiamiento para este tipo de proyectos; promoción del trabajo interinstitucional; favorecer la participación activa de la juventud; actividades culturales; generar espacios de diálogo con los jóvenes; trabajo con enfoque integral; capacitación; encuentros de intercambio; estrategias de llegada a las juventudes rurales a las que no llegan las políticas; acceso a servicios; ampliar la oferta de cursos o talleres acordes a la juventud; promoción de hogares estudiantiles; transporte; visibilizar la importancia de la recreación; la promoción de pasantías laborales; bolsas de trabajo para la ruralidad; acceso a vivienda con llamados con perfil de juventud. También plantearon aspectos vinculados a la salud y la salud sexual y reproductiva.

La vicepresidenta de la República, Beatriz Argimón, destacó la participación de los jóvenes en el Palacio Legislativo, “la casa de la democracia” y dijo que “en estos tiempos, vaya si es importante, cada vez más, involucrar a los jóvenes en la toma de decisiones”. A los jóvenes les dijo que “son auténticos protagonistas, no del mañana, si no del hoy” y destacó la actividad gremial como una expresión necesaria en la construcción de las políticas públicas.

El ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Fernando Mattos, celebró la importancia de que los jóvenes puedan reunirse y generar propuestas y planteos. Dijo que es necesario “llevar adelante políticas que reduzcan la brecha entre el campo y la ciudad” y mencionó como un aspecto importante la ocupación del territorio y de mantener las tradiciones. Dijo además que el recambio generacional es un tema de preocupación, que también puede ser una “oportunidad” y señaló su deseo de poder ayudar con políticas públicas que impulsen a los jóvenes a salir adelante.

El director de Desarrollo Rural, Carlos Rydström, expresó que “ser joven y ser joven rural es ser una minoría dentro de la minoría”, pero que esa minoría “es también el motor del motor”. Destacó la importancia de que los jóvenes sean escuchados como tales y enfatizó en los proyectos que desde Desarrollo Rural se llevan adelante para los jóvenes.

El director del INJU, Felipe Paullier, destacó la pluralidad de la juventud y señaló que “es una enorme desafío ahora poder concretar alguna de las acciones propuestas”. Dijo que la esencia del INJU es que los jóvenes sean escuchados y darles las herramientas para que lideren. “Más participación es mejor política”, indicó.

La Comisión Honoraria para la Juventud Rural es un espacio de diálogo y cooperación entre el Estado y las juventudes rurales, con el fin de promover y fortalecer políticas públicas que garanticen el pleno ejercicio de los derechos de las juventudes vinculadas al medio rural.

Uruguay cuenta con 836.957 personas jóvenes según las proyecciones de población del Instituto Nacional de Estadística (INE).  Un 17,9% son jóvenes rurales (según la Encuesta Continua de Hogares, 2018), de los cuales 2,4% reside dispersa en el territorio, 14,2% en localidades menores de 5.000 habitantes y 1,3% en localidades de 5.000 o más habitantes y trabaja en el sector agropecuario.

Desde la institucionalidad pública así como desde organizaciones rurales se afirma la importancia del trabajo con las juventudes rurales. Es así que se vienen generando y fortaleciendo líneas de política pública y acciones dirigidas hacia ese sector de la población. 

En la actividad estuvieron presentes, entre otras autoridades, el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Fernando Mattos, el director de Desarrollo Rural del MGAP, Carlos Rydström, la subdirectora de Desarrollo Rural, Mercedes Antía; Gastón Bruzzone del Programa Agrario de UTU; el subdirector de OPP, Benjamín Irrazábal y el delegado de OPP en la CHJR, Rodrigo Núñez.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí