Dos notificaciones rojas recaían sobre un ciudadano uruguayo: una de 2018 por parte de Brasil en la que era buscado para ser sometido a juicio penal acusado de un delito de homicidio agravado y otra de 2019, emitida por nuestro país, para ser sometido a juicio por un delito de cohecho calificado en concurrencia fuera de la reiteración, con un delito previsto en el Art. 34 del Decreto Ley N° 14.294, en la redacción dada por el Art. 7 de la Ley N°19.172, en modalidad de suministro de sustancias prohibidas.

A raíz de esto el Departamento de Capturas Internacionales de la Dirección General de Lucha Contra el Crimen Organizado e INTERPOL inició la operación “Dalishi”. Tras realizar tareas de búsqueda y análisis e inteligencia operativa, sumado al cruzamiento de información bajo cooperación internacional policial con Brasil, así como también con personal de Investigaciones de Chuy de la Jefatura de Policía de Rocha, se llegó a establecer su posible paradero.

Posteriormente se solicitó una orden de allanamiento para una vivienda del balneario Britópolis (departamento de Colonia) que fue llevado adelante el pasado jueves 9 con apoyo del GEO. Durante éste se detuvo al implicado y a una mujer, al tiempo que se incautó más de un kilo y medio de pasta base (1.564 gramos), medio kilo de marihuana, dos pistolas 9mm (una perteneciente al Ministerio del Interior y requerida por rapiña a un comercio y otra sin numeración ni marca), un revolver calibre 38, dos cargadores 9mm, dos balanzas de precisión, un celular y 32.210 pesos.

Por razones de competencia se derivaron las actuaciones a la Dirección General de Represión al Tráfico Ilícito de Drogas quienes continuaron con la investigación, poniendo a los implicados ante la Justicia.

Culminadas las instancias judiciales se condenó a W.L.M.S. de 41 años “como autor penalmente responsable, por la comisión del delito previsto en el artículo 31 del Decreto Ley 14.294 en la modalidad de depósito de sustancias estupefacientes prohibidas, agravado por utilizar el hogar como lugar de depósito, un delito de tráfico interno de armas de fuego y municiones y un delito de receptación, todo en régimen de reiteración real, a la pena de cinco años de penitenciaría”.

En cuanto a la mujer, fue dejada en libertad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí