Las Navidades se festejan de distintas formas por todos los rincones del mundo. En Suiza se ven las calles decoradas con luces, los arbolitos de Navidad y por supuesto los infalibles regalos navideños. “Samichlaus”, el Papá Noel suizo llama a las puertas el 6 y no el 24 de diciembre por la noche, muchas veces acompañado de “Schmutzli”, un individuo vestido con un atuendo oscuro y tizne negro en su cara. A veces los acompaña un burro cargando una bolsa llena de chocolates, maníes y mandarinas para compartir.
Una vez invitados a entrar a la vivienda, Papá Noel le ordena a su ayudante que muestre la bolsa llena de golosinas. Cada uno de los habitantes de la casa, incluyendo los adultos, relatan como se han portado ese año. Los que se han portado mejor o han recitado una poesía navideña reciben las mejores golosinas. Pero si alguien confiesa haberse portado mal y se niega a decir una poesía puede ser castigado por el ayudante de Papá Noel y atrapado adentro de la bolsa de papá Noel es expulsado afuera de su casa. Por lo general es un adulto, el que pretende haberse portado mal para que Papá Noel lo regañe y le de consejos en forma divertida y jocosa para entretener a los niños.

Otras tradiciones suizas

1. A los suizos les encanta regalar galletitas de Navidad horneada por ellos mismos, casi todas las familias hacen galletitas para regalar en cajas o bolsas a amigos y vecinos. Se hacen muchos tipos diferentes: Estrellas de canela (Zimtsterne), galletitas de anís con limón (Chräbbeli), galletitas de manteca y ralladuras de limón (Mailänderli) y galletitas de harina de almendra con chocolate (Brunsli), por nombrar algunos.
2. Crear un calendario navideño, también llamado calendario de adviento, del primero al 24 de diciembre es otra tradición suiza. En la mayoría de los casos el calendario es una manualidad hecha a mano. Es una forma divertida para los niños contar los días que faltan para que llegue la Navidad.
3. Al igual que el calendario de adviento, las ventanas de adviento (Adventsfenster) se utilizan para contar los días hasta la víspera de Navidad. Son muy comunes en las ciudades y pueblos pequeños de Suiza. Entre vecinos, escuelas y comercios se decide quienes van a decorar una de las 24 ventanas, la que permanece tapada hasta que llege su día de revelación. La decoración de las ventanas generalmente incluyen una combinación de papel negro para las diferentes formas y papel de colores que permiten que la luz brillen desde el interior de la habitación. La escena puede representar cualquier cosa, desde estrellas a animales.
4. También existe la corona de adviento (Adventskranz), la que en vez de contar los días cuentan las 4 semanas que faltan para que llegue la Navidad. Por lo general la corona es un círculo hecho con ramas de abeto, un árbol que crece desde las montañas de los Pirineos a las montañas de los Alpes. Cuatro velas, por lo general rojas, son colocadas en la corona, cada una de las velas se van encendiendo cada vez que ha pasado una semana. Cuando las 4 semanas han pasado y es Navidad hay una gran celebración donde se encienden las 4 velas.
5. Las famosas Räbeliechtli, son linternas que los niños tallan en remolachas con diseños navideños como ángeles, velas o corazones. A fines de noviembre se pueden ver desfiles de niños con linternas hechas de remolacha, a veces acompañados de música y canticos navideños. Algunas personas incluso ofrecen pequeños bocadillos de galletas o maní y una bebida caliente. Del primero al 24 de diciembre las linternas se ponen en las ventanas y se invitan a las personas reunirse frente a la casa para admirar las decoraciones. Después de charlar un poco con vecinos y amigos, la gente regresa a sus hogares. Una vez abiertas las ventanas permanecerán encendidas todas las noches hasta la víspera de Navidad, y a veces incluso más.

“Adventsfenster”
En algunas comunidades, existe la tradición en la víspera de Navidad de ir a ver las 23 ventanas de adviento (Adventsfenster) anteriores, antes de dirigirse a la última ventana número 24. Los niños acompañados de padres y maestros caminan cantando de ventana en ventana por todo el pueblo. Según la tradición suiza, el Papá Noel no trae los regalitos de Navidad, sino Christking o Cristo Rey. En la casa de mis abuelos de Nueva Helvecia era el niño Jesús que los dejaba el 24 de diciembre por la noche. El Papá Noel (Samichlaus) de Lucerna deambula por las calles regalando gran cantidad de golosinas, en especial a aquellos que le recitan poesías o cantan canticos navideños.

Despido el año con esta historia publicada por Irene Wyrsch en la revista Expatica el 28 de mayo de 2021. ¡FELIZ NAVIDAD!

marice.caro@gmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí