El joven futbolista de Colonia Valdense tuvo una gran temporada con Defensor Sporting en la Segunda División Profesional del fútbol uruguayo, sumando muchos minutos y goles en el campeonato que devolvió al “Violeta” a Primera. Entre todos los deportistas de la región HELVECIA lo eligió como el más destacado, por su gran presente y mejor proyección de futuro. El ex Atlético Valdense también entrenó durante varias semanas con la preselección uruguaya Sub 20, siendo ese otro sueño cumplido.

Muchos deportistas de la zona, es decir Nueva Helvecia, Colonia Valdense y La Paz, tuvieron un gran 2021. En atletismo los más destacados fueron Daniela Collazo y Maximilano Vázquez, ambos récords nacionales en ultramaratón, en vóleibol Ana Huber y Silvana Hernández, en fútbol Cristopher Fiermarín, Rodrigo Bentancur, Franco Israel y nuestro elegido para el 2021, Joaquín Valiente, el pibe surgido en la cantera de Atlético Valdense, campeón departamental en varias ocasiones y que ahora la rompe en Defensor Sporting, equipo en el que sumó minutos, goles y consiguió volver a Primera División.
El habilidoso futbolista de Colonia Valdense, en entrevista exclusiva con HELVECIA, nos dijo que “estoy muy contento con todo lo vivido más allá de que fue un año atípico para Defensor, porque nadie esperaba que descendiera, pero ahora pudimos revertir la situación, en el mismo año, y en el 2022 comenzaremos en la A, donde merecíamos estar”.
Volver a la sede, el lugar en el que realizamos la entrevista, su club, le trae a Valiente “muchos recuerdos, lindos recuerdos, más que nada por mis amigos de la infancia, a esos que sigo viendo cada vez que vengo, siempre que me doy una vuelta” y se alegra porque “el año que viene podrán ir a la cancha a mirar algún partido”.
Joaquín Valiente jugó más que nada en las formativas del “albiceleste”, en donde brilló dentro de una gran generación de futbolistas, luego, su paso por Primera División fue más bien efímero, no por falta de capacidad sino porque le sobraba, lo lógico era verlo en donde está ahora, en el fútbol profesional.
Sobre su tiempo en el club recordó que “fue una época dorada, así la llamaron, tuvimos dos años divinos en los que ganamos Sub 14 y Sub 15 perdiendo nada más que un partido, son momentos, ojalá que pronto se pueda tener otra generación similar y creo que se conseguirá porque el otro día estuve mirando el baby fútbol y se trabaja de buena manera”.
Siempre que un futbolista emigra para jugar en la capital de nuestro país comienza, sin querer, a perder un poco de contacto con su ciudad. Y es que el profesional debe entrenar prácticamente todos los días y los libres no existen, porque hay partidos.
Joaquín, sobre eso, nos dijo que “en el año me hubiese gustado ver más a Valdense, pero el tema es que jugamos mucho entre semana y se me complicaba venir, te desgasta, entonces es preferible quedarse y hacer lo que tenemos que hacer, que es descansar” pero, aseguró que “me gustaría estar más en la vuelta, apoyar más a mi club, pero más allá de que no estoy siempre lo llevo en mi corazón”.
Volver, por el momento, y con lógica, todavía no está en su cabeza, en sus pensamientos, pero llegado el caso de regresar a su ciudad nos dijo que “no tendría problema, pero ahora no lo pienso porque estoy arrancando la carrera que espero sea por muchos años, pero si en algún momento pasa sería a mi club, a otro imposible”.

UN FÚTBOL QUE CAMBIA
El futbolista que llega a profesional, a jugar con los mejores de nuestro país, entiende más que nadie que su deporte va cambiando, las responsabilidades y muchas cosas más.
Valiente sobre eso nos dijo que “va variando a medida que vas creciendo, te vas dando cuenta de que hay otras responsabilidades, algo que ya se nota cuando se deja el baby fútbol para jugar en cancha grande”. A su vez explicó que “cuando estuve en Atlético Valdense, en la Primera, teníamos la responsabilidad de salir campeones y era normal, pero tenemos que tomarlo bien, el fútbol muchas veces tiene presión pero cuanto más tranquilo lo puedas tomar es mejor para cuando te toca jugar”.
De todas formas el ex Atlético Valdense aseguró que “no me doy cuenta de esas cosas porque no me pongo a pensar en eso, aunque está claro que hay una gran diferencia entre jugar acá (en la Liga Helvética) que en Montevideo, pero lo he tomado siempre con mucha tranquilidad más allá de las presiones”.
Con Defensor Sporting en Segunda División Joaquín tuvo la posibilidad de debutar, de sumar minutos y también algunos goles, algo que le vino muy bien en su carrera, porque se lo merecía.
“Estoy muy contento” nos dijo, y agregó que “porque me tocó participar y me parece que todos, el grupo, lo hizo de buena manera para dejar al club en una buena posición, donde se merecía estar y eso me pone muy orgulloso”.
Su debut parece lejano, pero se dio hace nada más que 6 meses. Al respecto nos dijo que “parece que pasó un montón de tiempo, lo viví un poco nervioso pero a su vez tranquilo, porque los compañeros siempre me respaldaron, eso me ayudó a tener más confianza y tranquilidad para jugar porque los referentes te dicen que si estás ahí es porque uno se lo merece”.

DE VIOLETA Y DE CELESTE
Según nos explicó “Joaco” Defensor Sporting pudo cumplir el objetivo de la temporada porque “era ascender como sea, eso fue lo que charlamos, que las tres opciones de ascenso nos llevaban al mismo lugar que era la Primera División” y agregó que “lo teníamos que cumplir, se demoró pero se logró, aunque tuvimos que jugar primero contra Cerro y después contra Racing, no es lo que queríamos pero seguimos trabajando para conseguir el objetivo que nos habíamos planteado y estoy muy contento por eso”.
En su equipo se vivieron, más que nada en la recta final del certamen, momentos muy complicados en la interna, con supuestas peleas entre jugadores y cuerpo técnico, lo que llevó a problemas que fueron muy difundidos en la prensa.
En esos momentos Joaquín recordó que “teníamos que estar tranquilos y juntos, porque así íbamos a sacar la situación adelante, fue una lástima que esos compañeros no estuviesen con nosotros en el final pero fueron partícipes, nos dieron fuerza para seguir adelante”.
Entre todo lo vivido en un 2021 muy especial, Joaquín se queda con “el último partido, la alegría de todos y el abrazo con mi madre que salió en la tele, fue lo más lindo del año”.
A su vez tuvo la oportunidad, durante varias semanas, de entrenar en la preselección uruguaya Sub 20, algo que fue “soñado porque uno de chico siempre busca o intenta estar ahí, en una selección uruguaya, y yo tuve la oportunidad durante varias semanas”. Si bien “fue una lástima no haber podido seguir porque quedaba poco para el campeonato, la ilusión estaba intacta y estar ahí no es poca cosa, en esa oportunidad no seguí pero capaz en el futuro, nunca se sabe, tengo que seguir entrenando, repito que fue un sueño hecho realidad”.
Para el presente 2022 Joaquín espera “tener minutos y aportar desde donde me toque, si podemos entrar en copas internacionales mejor, pero de a poco, hay que pelear día a día para conseguir los objetivos que son al final de la temporada”.
Seguro que el fútbol y la vida le tienen preparadas cosas muy buenas a Joaquín, porque es un futbolista con calidad innata, de esa que no se puede comprar y, además, un pibe bueno, sano y humilde, algo que nunca se debe perder. S.D.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí